Loading...

Blog

Rehabilitación de lesiones de tobillo y pie en atletas

Chinn, Lisa, and Jay Hertel. “Rehabilitation of ankle and foot injuries in athletes.” Clinics in sports medicine 29.1 (2010): 157.

https://dx.doi.org/10.1016%2Fj.csm.2009.09.006

Las lesiones de pie y tobillo son extremadamente comunes entre los atletas y otras personas físicamente activas. Se ha demostrado que los programas de rehabilitación que enfatizan el uso del ejercicio terapéutico para restaurar el rango de movimiento de las articulaciones, la fuerza muscular, la coordinación neuromuscular y la mecánica de la marcha tienen éxito clínico para pacientes que sufren diversas patologías de pie y tobillo. Se discuten los programas de rehabilitación para esguinces de tobillo, fascitis plantar, tendinitis de Aquiles y dedo del pie del césped.

El pie y el tobillo se encuentran entre los sitios más comunes para lesiones agudas y crónicas en atletas y otras personas físicamente activas. Aunque rara vez ponen en peligro la vida, a menudo tienen efectos perjudiciales sobre la actividad deportiva y la participación. Cuando ocurre una lesión en el pie o el tobillo, los atletas tienen capacidades limitadas para correr, saltar, patear y cambiar de dirección. Por lo tanto, el tratamiento y la rehabilitación de estas lesiones son cruciales para que los atletas vuelvan a participar plenamente en el pleno funcionamiento. Cuando se manejan lesiones para el pie y el tobillo, se deben tener en cuenta todas las consideraciones clínicas típicas (tipo de lesión, gravedad, tiempo de curación, tipo y nivel de actividad, etc.), pero también es importante tener en cuenta otros factores como el pie tipo, biomecánica, calzado usado durante la actividad y soportes externos como arriostramiento o cinta adhesiva. El pie es la base de la cadena cinética del cuarto inferior, por lo tanto, si la rehabilitación y el tratamiento no se manejan adecuadamente, una lesión en el pie o el tobillo en última instancia puede causar lesiones secundarias en otra parte de la cadena.

Biomecánica de la marcha normal

Para todos los especialistas en medicina deportiva, la evaluación de la marcha es importante para la rehabilitación de las lesiones de las extremidades inferiores. Comprender el patrón de marcha normal permitirá al clínico identificar y corregir compensaciones inadecuadas después de una lesión. La identificación de anormalidades de la marcha debería jugar un componente clave al decidir derivar a un paciente para rehabilitación supervisada. El movimiento de la extremidad inferior durante la marcha y la carrera normales se puede dividir en dos fases, la fase de postura y la fase de balanceo.

La fase de apoyo o postura comienza con el contacto inicial en el golpe del talón y termina en el despegue. Esta fase tiene dos funciones importantes. Primero, al golpear el talón, el pie actúa como un amortiguador de las fuerzas de impacto y luego el pie se adapta a la superficie. En segundo lugar, en el despegue del pie, el pie funciona como un nivel rígido para transmitir la fuerza del pie a la superficie. En el contacto inicial, la articulación subtalar se supina y hay una rotación externa de la tibia. A medida que se carga el pie, la articulación subtalar se mueve a una posición pronada hasta que el antepié está en contacto con el suelo. El cambio en el movimiento subtalar ocurre entre el golpe inicial del talón y el 20 por ciento en la fase de soporte de la carrera. A medida que se produce la pronación en la articulación subtalar, la tibia rotará internamente. La rotación del plano transversal ocurre en la articulación de la rodilla debido a esta rotación tibial. La pronación del pie desbloquea la articulación mediatarsal y permite que el pie ayude en la absorción de impactos y se adapte a las superficies irregulares. Es importante durante la impracticación inicial reducir las fuerzas de reacción del suelo y distribuir la carga de manera uniforme en muchas estructuras anatómicas diferentes a lo largo del pie y la pierna. La pronación es normal y permite esta distribución de fuerzas en tantas estructuras como sea posible para evitar una carga excesiva en solo unas pocas estructuras. La articulación subtalar permanece en una posición pronada hasta que el 55 a 85 por ciento de la fase de soporte con pronación máxima coincida con el centro de gravedad del cuerpo que pasa sobre la base de soporte. Del 70 al 90 por ciento de la fase de soporte, el pie comienza a resupinar y se acercará a la posición subtalar neutral. En la supinación, las articulaciones del mediotarsiano se bloquean y el pie se vuelve estable y rígido para prepararse para el despegue. Esta posición rígida permite que el pie ejerza una mayor cantidad de fuerza desde la extremidad inferior hasta la superficie. La fase de balanceo comienza inmediatamente después del despegue y termina justo antes del golpe del talón. Durante la fase de balanceo, la pierna se mueve desde detrás del cuerpo a una posición frente al cuerpo.2Ir:

Esguince lateral de tobillo

Los esguinces laterales de tobillo son lesiones agudas comunes que sufren los atletas. 1 , 3 El mecanismo más común para un esguince lateral de tobillo es la inversión excesiva y la flexión plantar del pie en la tibia. Los ligamentos lesionados se encuentran en la cara lateral del tobillo e incluyen el talofibular anterior, el talofibular posterior y el calcáneoofibular. 4 4

Con los esguinces laterales de tobillo, la gravedad del daño del ligamento determinará la clasificación y el curso del tratamiento. En un esguince de grado 1, hay estiramiento de los ligamentos con poca o ninguna inestabilidad articular. El dolor y la hinchazón de un esguince de grado 1 a menudo son leves y rara vez debilitan. Después del tratamiento inicial para el dolor y la hinchazón del esguince de grado 1, la rehabilitación a menudo se puede comenzar de inmediato. La pérdida de tiempo de la actividad física para un esguince de grado 1 suele ser inferior a una semana. Los esguinces de grado 2 se producen con un desgarro de las fibras ligamentosas y una inestabilidad moderada de la articulación. El dolor y la hinchazón son de moderados a severos y, a menudo, se requiere inmovilización durante varios días. Con un esguince de grado 3, hay rotura total del ligamento con gran inestabilidad de la articulación.5 5

Expectativas de rehabilitación

Con los esguinces laterales de tobillo que recuperan el rango completo de movimiento, la fuerza y ​​la coordinación neuromuscular son primordiales durante la rehabilitación. Los pacientes que no soportan peso pueden completar la isometría y el rango de movimiento de cadena abierta. El rango de movimiento debe enfocarse en la dorsiflexión y la flexión plantar y debe realizarse pasiva y activamente según lo tolerado. Durante la rehabilitación temprana, los estiramientos de toallas y el rango de movimiento de la tabla oscilante se deben introducir según lo tolerado. El ciclismo estacionario puede ayudar a la dorsiflexión y el movimiento de flexión plantar en un ambiente controlado, al tiempo que proporciona un entrenamiento cardiovascular para el atleta. Los médicos también pueden incorporar movilizaciones articulares para ayudar en el rango de movimiento de la dorsiflexión. 6 6La hidroterapia es un medio excelente para trabajar en el rango de movimiento y al mismo tiempo obtener los beneficios de la presión hidrostática.

Una vez que se tolera la carga de peso, se inicia la rehabilitación en la etapa intermedia. Esto incluye ejercicios de equilibrio y control neuromuscular, así como ejercicios continuos de rango de movimiento según lo tolerado. Las actividades de equilibrio deberían progresar desde una postura de doble extremidad a una postura de una sola extremidad, así como de una superficie firme a superficies progresivamente más inestables. (Fig. 1 ). Cerrar los ojos o incorporar perturbaciones puede desafiar aún más a los pacientes. Se les puede pedir a los pacientes que arrojen y atrapen bolas pesadas, que hagan sentadillas con una sola pierna y que realicen ejercicios de equilibrio y estiramiento de una sola extremidad. 7 Se debe continuar recuperando y manteniendo el rango de movimiento. El entrenamiento de la tabla oscilante y los estiramientos de la tabla inclinada también son importantes para enfocarse en el estiramiento del cordón del talón.

Fig. 1

Los ejercicios de entrenamiento de equilibrio incluyen la posición de una sola extremidad. Estos ejercicios pueden progresarse cambiando la posición del brazo, cerrando los ojos y agregando una superficie inestable debajo del pie.

Los ejercicios de fortalecimiento aumentados deben iniciarse una vez que se controla la hinchazón y el dolor. Inicialmente, la dorsiflexión y la resistencia a la flexión plantar deben centrarse en. El aumento de peso en las pantorrillas y las sentadillas son ejemplos de excelentes ejercicios para comenzar. A medida que los ligamentos sanan, la inversión y el fortalecimiento de la eversión deben agregarse según lo tolerado. Las bandas de resistencia y las pesas en los tobillos son un buen medio para ganar fuerza en todos los planos de movimiento. (Fig. 2) Los médicos pueden integrar ejercicios diagonales (es decir, flexión / inversión plantar combinadas y dorsiflexión / eversión) para aislar los movimientos en la articulación talocrural.

El entrenamiento de fuerza se puede realizar con ejercicios de tubos de resistencia.

Durante este tiempo, es fundamental que los médicos reeduquen a los atletas sobre la mecánica adecuada de caminar. Una vez que se recupera el rango de movimiento y la fuerza, se incluyen actividades funcionales. Los ejercicios de rehabilitación funcional deben comenzar con ejercicios simples, uniplaner; caminando y trotando en línea recta. Una vez que el atleta puede realizar estos ejercicios sin dolor ni cojera, pueden comenzar a agregarse saltos, saltos, saltos y cambios de dirección. Haga que el atleta realice 10 saltos de distancia en la extremidad no involucrada y desafíelo a que haga coincidir la distancia con la extremidad involucrada. Haga lo mismo para saltos de altura. Cuando comience el corte, comience con giros de arco amplios y avance a cortes más apretados, más nítidos y más rápidos. Los atletas deben ser retados a realizar movimientos laterales, como barajar y carioca.

Dependiendo de la gravedad del esguince de tobillo, evitar el miedo puede hacer que el atleta altere el juego y corra un mayor riesgo de volver a lesionarse o lesionarse en otro lugar. Además, algunas habilidades específicas del deporte pueden necesitar ser reacondicionadas. La participación en el deporte debe comenzar con simulacros sin contacto y progresar a simulacros de contacto y finalmente a una práctica completa.

Criterios para la competencia completa

El retorno completo a la actividad debería ser una progresión gradual para estresar los ligamentos sin causar más daño. Se debe permitir la actividad completa una vez que el atleta tenga un rango de movimiento completo, 80 a 90 por ciento de la fuerza previa a la lesión y un patrón de marcha normal que incluya la capacidad de realizar tareas específicas del deporte, como cortar y aterrizar sin ninguna compensación debido a la lesión. El atleta debe ser capaz, sin dolor ni hinchazón, de completar una práctica completa.

Perlas Clínicas

  • Desafíe a los pacientes con ejercicios caseros. Haga que traten de equilibrarse en la extremidad involucrada mientras se cepilla los dientes, avance hacia los ojos cerrados mientras se cepilla los dientes y se equilibra
  • Haga que los médicos de rehabilitación realicen movilizaciones de la articulación talocrural y tibiofibular para aumentar la dorsiflexión.
  • Realice ejercicios con los zapatos puestos y fuera para alterar la retroalimentación cutánea de la sembradora
  • Usando un área de 10-20 yardas, haga que el paciente camine sobre los dedos de los pies hacia atrás. Repita la caminata con los dedos de los pies apuntando hacia adentro, los dedos hacia afuera y sobre los talones (dedos en el aire)
  • Pídale al sujeto que realice 10 saltos de una sola pierna seguidos en la extremidad involucrada lo más alto posible en una fila, mientras observa su rostro, si puede completar sin hacer una mueca segura para comenzar la rehabilitación funcional.

Educación del paciente

El principal factor predisponente para un esguince de tobillo es un historial de esguince de tobillo 8 y se estima que el 30% de todas las personas que sufren un esguince de tobillo inicial desarrollarán inestabilidad crónica de tobillo. 4 Por lo tanto, los pacientes deben saber que el tratamiento y la rehabilitación inadecuados de un esguince de tobillo tienen una gran probabilidad de conducir a problemas futuros.

A menudo, los pacientes, entrenadores y padres tienen la mentalidad de que un esguince lateral de tobillo no es grave y los jugadores pueden regresar rápidamente. De hecho, en muchos casos, los servicios de atención médica ni siquiera son buscados por personas que sufren un esguince de tobillo. 9 Es fundamental que todos los interesados ​​comprendan la alta frecuencia de síntomas residuales y esguinces recurrentes. 10 La importancia de permitir que los ligamentos sanen, recuperando el rango completo de movimiento, fuerza y ​​equilibrio antes de volver a la actividad debe ser enfatizada a los pacientes. Si, mientras realiza la rehabilitación, la hinchazón vuelve, los pacientes deben saber que hicieron demasiado.

Soporte profiláctico

El soporte profiláctico a menudo se usa después de un esguince de tobillo para proporcionar estabilidad mecánica. Dependiendo de la preferencia individual y el presupuesto, los atletas pueden usar cinta adhesiva o una variedad de aparatos ortopédicos (con cordones, estribos o configuraciones de tipo elástico. Se ha descubierto que tanto el uso de cintas como el de refuerzo reducen el riesgo de esguinces recurrentes de tobillo en los atletas. 11 Ventajas de los frenos incluyen facilidad de aplicación y rentabilidad. Los frenos también proporcionan al atleta estimulación propioceptiva, lo que implica una mejora de la propiocepción y la retroalimentación sensorial. 12 La grabación, por otro lado, se puede diseñar a medida para el atleta, el deporte y las inestabilidades específicas.Ir:

Otros esguinces de tobillo

Aunque son menos comunes, los esguinces de tobillo medial y sindesmódico a menudo resultan en lesiones más graves que causan más tiempo para sanar y rehabilitarse. Los esguinces mediales del tobillo se producen con un mecanismo de eversión excesiva y dorsiflexión, lo que provoca lesiones en el ligamento deltoides. Los pacientes con esguinces mediales de tobillo a menudo presentan hinchazón y decoloración en la cara medial del tobillo y falta de voluntad para soportar peso.

Los esguinces sindesmódicos ocurren con la interrupción del ligamento interóseo (o sindesmódico) que estabiliza la articulación tibiofibular inferior. La lesión de este ligamento se produce con una dorsiflexión forzada o rotacional externa excesiva. Los esguinces sindesmóticos pueden ocurrir de forma aislada o en combinación con esguinces de tobillo medial o lateral. Debido al suministro de sangre limitado y la dificultad para permitir que el ligamento lesionado sane a menos que el tobillo esté inmovilizado, las lesiones de los ligamentos sindesmódicos a menudo tardan meses en sanar. 13 Los pacientes con esguinces sindesmódicos a menudo se presentan con falta de hinchazón, pero estarán extremadamente sensibles sobre la cara anterior de la articulación tibiofibular distal.

Expectativas de rehabilitación.

El tratamiento inicial para esguinces mediales y sindesmódicos es a menudo la inmovilización y las muletas. Durante este tiempo, la hinchazón y el manejo del dolor son las principales preocupaciones. El tiempo de inmovilización variará entre los pacientes y dependerá de la gravedad del esguince. Mientras están inmovilizados, los pacientes pueden trabajar en un rango controlado de movimiento de cadena abierta, centrándose en la dorsiflexión y la flexión plantar. Durante este tiempo, la inversión y la eversión deben mantenerse al mínimo. Durante la rehabilitación temprana, nada debería aumentar el dolor o la hinchazón en el área.

Una vez que se tolera la carga de peso, las muletas deben usarse como mínimo. Es posible que se necesite capacitación en la marcha para garantizar que el paciente no esté compensando de ninguna manera, lo que puede causar lesiones secundarias. En este punto, la rehabilitación seguirá la progresión como se indicó anteriormente en la sección lateral del tobillo. Las preocupaciones de rehabilitación incluyen; dolor e hinchazón, rango de movimiento, fuerza, equilibrio y control neuromuscular, y ejercicios funcionales.

Criterios para la competencia completa

El retorno completo a la actividad debería ser una progresión gradual para estresar los ligamentos sin causar más daño. Se debe permitir la actividad completa una vez que el atleta tenga un rango de movimiento completo, 80 a 90 por ciento de la fuerza previa a la lesión y la capacidad de realizar actividades de marcha (incluyendo correr y cambiar de dirección) sin dificultad. El atleta debe ser capaz, sin dolor ni hinchazón. para completar una práctica completa.

Educación del paciente

Con esguinces mediales y sindesmódicos, la paciencia es lo más importante que debe aprender el paciente. La curación de los ligamentos medial y sindesmódico lleva tiempo, a veces hasta varios meses para sanar por completo. La diferencia en las expectativas de estas lesiones en comparación con los esguinces laterales de tobillo debe enfatizarse a todos los interesados ​​para que se puedan entender las expectativas realistas para el regreso al juego.Ir:

Fascitis plantar

Fascitis plantar es el término general que se usa comúnmente para describir el dolor en la cara plantar del arco proximal y el talón. La fascia plantar es una aporneurosis que se extiende a lo largo de la planta del pie y es una banda ancha y densa de tejido conectivo. Se une proximalmente a la superficie medial del calcáneo y se extiende hacia afuera distalmente, uniéndose a las articulaciones metatarsofalángicas y se une a los ligamentos capsulares. La aponeurosis plantar ayuda a mantener la estabilidad del pie y asegura o apoya el arco longitudinal.

La fascitis plantar es causada por un esfuerzo de la fascia cerca de su origen. La fascia plantar está bajo tensión con la extensión del dedo del pie y la depresión del arco longitudinal. Durante la posición normal (carga de peso principalmente en el talón), la fascia está bajo un estrés mínimo, sin embargo, cuando el peso se desplaza a las puntas de los pies (correr), la fascia se somete a estrés y tensión. A menudo, la fascitis plana es el resultado de una carrera crónica con una técnica deficiente, un calzado deficiente o debido a la lordosis, una condición en la que el aumento de la inclinación hacia adelante de la pelvis produce un ángulo desfavorable de golpe del pie cuando hay una fuerza considerable ejercida sobre la bola de el pie. 14

Los pacientes más propensos a la fascitis plantar incluyen: aquellos con pie cavo; pronación excesiva exceso de peso; caminar, correr o pararse por largos períodos de tiempo, especialmente en superficies duras; zapatos viejos y desgastados (soporte insuficiente del arco); y apretado tendón de Aquiles. 14 El paciente presentará dolor en el talón medial anterior, generalmente en la unión de la fascia plantar al calcáneo. El dolor es particularmente notable durante los primeros pasos de la mañana o después de estar sentado durante mucho tiempo. A menudo, el dolor disminuirá a medida que el paciente se mueva más, sin embargo, el dolor aumentará si el atleta está de pie excesivamente o con los dedos de los pies a menudo. Tras la inspección, la fascia plantar puede o no estar hinchada con crepitación. El dolor del paciente aumentará con la dorsiflexión del antepié y del dedo del pie.

Expectativas de rehabilitación.

Dependiendo del cumplimiento del paciente, la fascitis plantar puede ser una lesión menor muy tratable con síntomas que duran días. Sin embargo, sin el tratamiento adecuado y el cumplimiento del paciente, la fascitis plantar puede persistir durante meses o incluso años.

El tratamiento inicial de la fascitis plantar comienza con el control del dolor. El descanso es extremadamente importante en este momento, los pacientes no deben realizar ninguna carga de peso innecesaria. Los pacientes también deben usar zapatos cómodos de apoyo cuando es necesario caminar. Agregar una copa de talón o una ortesis de pie personalizada al zapato de un paciente puede aliviar algo del dolor en la inserción de la fascia plantar. 15 Durante este tiempo, es vital recuperar el rango completo de movimiento de dorsiflexión del pie y del dedo gordo. Los estiramientos de toallas, los estiramientos de tablas inclinadas y las movilizaciones de articulaciones administradas por un clínico de rehabilitación ayudarán en el retorno del rango de movimiento de la dorsiflexión.

Después de reducir el dolor, se pueden incorporar ejercicios de fortalecimiento en la rehabilitación. El objetivo debe ser fortalecer algunos de los músculos extrínsecos e intrínsecos más pequeños del pie. Las muletas de toallas, el dedo gordo del pie, los dedos del pie pequeños, los ejercicios de pies cortos son buenos ejemplos de ejercicios de fortalecimiento ( Fig. 3 ). A lo largo del proceso de tratamiento y rehabilitación, el trabajo de tejidos blandos como el masaje de fricción cruzada puede ayudar a aliviar los síntomas.figura 3

Los ejercicios de pies cortos se realizan contrayendo los músculos intrínsecos plantares en un esfuerzo por tirar de las cabezas metatarsianas hacia el calcáneo. Se debe hacer énfasis en minimizar la actividad muscular extrínseca.

Criterios para la competencia completa

Aunque los atletas a menudo pueden continuar participando plenamente mientras sufren de fascitis plantar, debe entenderse que cuanto más se mantenga la actividad, más tiempo persistirán los síntomas. Para una mejor recuperación de esta lesión, no se debe comenzar una actividad adicional hasta que el atleta pueda caminar un día completo sin ningún dolor. Una vez que se toleran las actividades diarias, la actividad puede incrementarse lentamente hasta la participación total. A lo largo de la rehabilitación y la progresión de la participación, el estiramiento debe ocurrir a menudo durante todo el día.

Perlas Clínicas

  • Mientras está sentado, ruede sobre una pelota (pelota de tenis, pelota de golf, etc.) debajo de la medial longitudinal para estirar la fascia plantar
  • Llene un vaso de papel con agua y congélelo, enrolle el vaso congelado para obtener los beneficios del frío mientras estira la fascia plantar
  • Antes de levantarse de la cama por la mañana, pero en zapatos con buenos soportes de arco para proporcionar el soporte de la fascia plantar al soportar el peso
  • Duerma con los pies al final de la cama para permitir un poco de dorsiflexión mientras duerme
  • Use una férula nocturna que mantenga el pie en una posición dorsiflexionada o neutral
  • Estirar a menudo durante todo el día durante un período corto de tiempo es más beneficioso que estirar una vez al día durante un período prolongado
  • No peses tacones altos u otros zapatos sin soporte (sandalias) durante el día

Educación del paciente

La fascia plantar tiende a ser una lesión cíclica. Los atletas sufrirán repetidamente esta lesión porque después de la lesión inicial, la causa de la lesión no se trata, solo los síntomas. Los pacientes con fascitis plantar necesitan que su biomecánica de la marcha se evalúe minuciosamente y, si es necesario, se les debe adaptar una ortesis personalizada. 15Ir:

Tendinitis de Aquiles

La tendinitis de Aquiles es una afección inflamatoria que involucra el tendón de Aquiles y / o su vaina. La tendinitis de Aquiles es la lesión por uso excesivo más común reportada en los corredores de fondo. dieciséisAunque la tendinitis de Aquiles es generalmente una afección crónica, también puede ocurrir una lesión aguda. Típicamente, el atleta sufrirá de dolor gradual y rigidez alrededor de la región del tendón de Aquiles, de 2 a 6 cm proximales a la inserción del calcáneo. El dolor aumentará después de correr colinas, escaleras o una mayor cantidad de sprints (correr sobre los dedos de los pies). Tras la evaluación, las pruebas de músculo gastrocnemio y sóleo pueden ser normales, sin embargo, la flexibilidad se reducirá. Hacer que el paciente realice elevaciones de los dedos del pie hasta fatiga mostrará un déficit en comparación con la extremidad no afectada. La inspección del área puede sentirse cálida al tacto y el dolor, la sensibilidad y el crepito se pueden sentir con palpación. El tendón puede aparecer engrosado indicando una condición crónica.

Expectativas de rehabilitación.

La curación de la tendinitis de Aquiles es un proceso lento debido a la falta de vascularización del tendón. Inicialmente, los pacientes se sentirán cómodos al poner menos estrés en el área al usar una copa en el talón. El descanso y la modificación de la actividad son importantes durante las etapas iniciales de curación. El clínico necesita enfatizar la importancia de permitir que el tendón sane. Durante este tiempo, se puede iniciar un masaje de fricción cruzada en el área para romper las adherencias y promover el flujo de sangre al área.

El estiramiento y el fortalecimiento del complejo gastrocnemioso-sóleo deben incorporarse según lo tolere el paciente. El estiramiento de la toalla y el estiramiento de la tabla inclinada se deben hacer durante todo el día. A medida que se restablece el rango de movimiento, se debe retirar la copa del talón para reducir las posibilidades de acortamiento adaptativo de los músculos y el tendón. Al comienzo de la rehabilitación, se debe incorporar un fortalecimiento progresivo que incluya elevaciones de los dedos y tubos resistivos. Las series deben comenzar con bajas repeticiones y aumentar gradualmente a series bajas con altas repeticiones para la resistencia según lo tolere el atleta. A medida que disminuye el dolor y la inflamación, se pueden agregar pesas de máquina, estocadas y ejercicios específicos para deportes. Los ejercicios excéntricos para el tríceps surae a menudo tienen resultados beneficiosos en atletas con tendinitis de Aquiles. 17

La estructura del pie del paciente y la mecánica de la marcha deben evaluarse para posibles beneficios ortopédicos. A menudo, la tendinitis de Aquiles es el resultado de una sobrepronación, una anomalía que puede abordarse con ortesis de pie. 18 Una vez que el rango de movimiento, la fuerza y ​​la resistencia han regresado, los atletas deben progresar lentamente al programa de caminar y trotar. Los entrenamientos deben realizarse en una superficie plana cuando sea posible. El programa para caminar y trotar debe comenzar con mini ráfagas lentas de velocidad. El programa consiste en aumentar la cantidad de estrés que el tendón de Aquiles puede tolerar; no es para mejorar la resistencia general. Según lo tolerado por el paciente, se puede aumentar la carrera y la velocidad.

Criterios para la competencia completa

Se debe permitir que los atletas compitan cuando el rango completo de movimiento y fuerza ha regresado. El atleta debería haber recuperado la resistencia en la extremidad involucrada y ser capaz de completar una práctica completa sin dolor. Dependiendo del deporte, algunos atletas pueden competir mientras sufren de tendinitis de Aquiles. Sin embargo, los pacientes deben ser educados en el hecho de que la afección no desaparecerá sin un descanso y tratamiento adecuados.

Educación del paciente

Los pacientes deben ser educados con los riesgos de tendinitis de Aquiles, específicamente correr en la colina, falta de zapatos adecuados, falta de descanso y flexibilidad. Los entrenamientos en pendientes aumentan el estrés y la tensión en el complejo gastrocnemio-sóleo y el tendón de Aquiles. Los entrenamientos en la colina deben realizarse como máximo una vez por semana para permitir que el cuerpo se recupere. Similar a cualquier lesión crónica en los pies, los zapatos deben ser evaluados. Los atletas necesitan aprender y comprender su tipo de pie y los zapatos adecuados para su tipo de pie. Además, los zapatos deben reemplazarse cada 500 millas son un máximo de 2 años. Correr con zapatos viejos y usados ​​alterará la biomecánica y causará estrés y tensión al cuerpo. Finalmente, la falta de flexibilidad es a menudo el principal culpable de la tendinitis de Aquiles. La importancia de estirar y estirar a menudo debe enfatizarse.

Soporte profiláctico

Inicialmente, las copas del talón reducirán la tensión y el estrés sobre el tendón de Aquiles. A medida que se recupera la flexibilidad, la copa del talón debe reducirse gradualmente para reducir las posibilidades de un acortamiento adaptativo del tendón. Los atletas pueden encontrar consuelo en un trabajo especial de cinta que también reducirá el estrés ejercido sobre el tendón de Aquiles. El tipo de pie del paciente y la mecánica de la marcha deben evaluarse para el posible uso de ortesis personalizadas. La tendinitis de Aquiles a menudo se puede atribuir a la pronación excesiva durante la marcha. Una ortesis personalizada podrá ajustar la marcha del atleta para reducir esta anormalidad.Ir:

Dedo de césped

El dedo gordo del pie es una lesión por hiperextensión del dedo gordo del pie, que causa un esguince en la articulación metatarsofalángica y daño a la cápsula articular. El dedo del pie del césped puede ser una afección aguda o crónica. Un dedo del pie agudo a menudo ocurre cuando el zapato del atleta se clava en el suelo mientras intenta detenerse rápidamente. El zapato se pega a medida que el peso corporal del individuo se mueve hacia adelante, haciendo que el dedo gordo se atasque en el zapato y se mueva. La condición crónica ocurre por correr o saltar con frecuencia en zapatos que permiten un movimiento excesivo del dedo gordo. Este mecanismo de lesión puede ocurrir en superficies naturales o sintéticas. 19

Los atletas con dedo del pie presentarán dolor en la  articulación metatarsofalángica. Puede haber hinchazón y rigidez, sin embargo, el síntoma principal es el dolor, especialmente con la extensión del dedo gordo del pie. La rehabilitación de los dedos del césped generalmente requiere varias semanas. Si no se trata, el dedo del pie del césped puede conducir a una disminución permanente en el rango de movimiento y la artritis por osteoartritis. 19

Preocupaciones de rehabilitación

Los pacientes que sufren del dedo del pie del césped responden mejor con descanso y un ajuste hecho a sus zapatos. El manejo del dolor debe ser una preocupación principal para el clínico. Una vez que se han reducido el dolor y la hinchazón, el atleta debe comenzar a realizar ejercicios de extensión y flexión de los dedos de los pies, como abdominales y ejercicios de pies cortos. Se deben agregar movilizaciones conjuntas al protocolo de tratamiento para ayudar en el dolor y aumentar el rango de movimiento. Una vez que se reduce el dolor y la hinchazón, el atleta puede comenzar a progresar en actividades atléticas. Proteger el dedo gordo del pie con una inserción rígida del antepié o una cinta adhesiva para el dedo gordo puede aumentar la comodidad del atleta.

Criterios para la competencia completa

Los atletas pueden regresar a la competencia completa cuando se haya resuelto cualquier dolor e hinchazón. A menudo, los atletas con dedo del pie en el césped son capaces de continuar practicando y participando mientras sufren de esta lesión con el dedo del pie pegado y posibles inserciones en los zapatos.

Perlas de sabiduria

  • Haga que los pacientes usen zapatos rígidos con plantilla para evitar el movimiento excesivo
  • Se pueden incorporar movilizaciones de articulaciones del dedo gordo para reducir el dolor y aumentar el movimiento.

Educación del paciente

Los pacientes deben ser conscientes de que si no se tratan, el dedo del pie del césped puede causar una disminución permanente del rango de movimiento en el dedo gordo y pueden desarrollarse espolones óseos. Aunque los atletas a menudo pueden jugar con los dedos del pie, el descanso y el control del dolor son los más beneficiosos para los atletas. Sin la prevención de la extensión excesiva del dedo gordo del pie, los síntomas del dedo del pie del césped pueden desaparecer con el descanso solo para regresar una vez que el atleta vuelve a la actividad.

Soporte profiláctico

Los atletas con puntera pueden beneficiarse al agregar un inserto de acero u otro material rígido en el antepié de los zapatos para reducir la extensión. También se puede grabar el dedo gordo del pie para evitar la flexión dorsal.Ir:

Conclusiones

Casi todas las lesiones de las extremidades inferiores en atletas se beneficiarán de los programas de rehabilitación que incluyen ejercicio terapéutico. Se debe enfatizar la restauración del rango de movimiento articular, la fuerza muscular y la coordinación neuromuscular, al igual que la mecánica de la marcha normal. Se recomienda un regreso gradual a la actividad física que incluya ejercicios específicos para deportes, con el objetivo principal de permitir un regreso seguro al deporte y minimizar el riesgo de lesiones recurrentes.