Loading...

Blog

Patrones de huelga de los corredores en el punto de 15 km durante una media maratón de nivel elite

Hasegawa, Hiroshi, Takeshi Yamauchi, and William J. Kraemer. “Foot strike patterns of runners at the 15-km point during an elite-level half marathon.” Journal of strength and conditioning research 21.3 (2007): 888.

https://doi.org/10.1519/r-22096.1

Existen varias recomendaciones de muchos entrenadores con respecto a las técnicas de aterrizaje de pies en carreras a distancia que están destinadas a mejorar el rendimiento de carrera y prevenir lesiones. Varios estudios han investigado las diferencias cinemáticas y cinéticas entre los patrones de huelga del retropié (RFS), huelga del mediopié (MFS) y huelga del antepié (FFS) en el aterrizaje del pie y sus efectos sobre la eficiencia de la carrera en una cinta y sobre las condiciones del suelo. Sin embargo, se sabe poco sobre la condición real del patrón de huelga de pies durante una carrera de carretera real en el nivel de competencia de élite. El propósito del presente estudio fue documentar los patrones reales de huelga de pies durante un medio maratón en el que compiten corredores de élite de nivel internacional, incluidos los olímpicos.

Durante mucho tiempo se pensó que los rendimientos en la carrera a distancia se decidían principalmente por factores fisiológicos como el consumo máximo de oxígeno, el tipo de fibra muscular, el umbral anaeróbico y las adaptaciones metabólicas dentro del músculo (16). Sin embargo, factores biomecánicos como la mecánica de carrera eficiente o la capacidad de los músculos y tendones para almacenar y liberar energía elástica recientemente se han considerado más importantes como factores limitantes para lograr rendimientos de mayor nivel en la carrera a distancia (4, 19). En consecuencia, los entrenadores y corredores ahora han comenzado a apreciar la importancia de mejorar la técnica de carrera en carrera a distancia. Como todos los movimientos atléticos, correr es producto de actividades integradas de movimiento de diferentes articulaciones y segmentos del cuerpo. Por lo tanto, es necesario investigar cada articulación y segmento de movimiento y sus relaciones con todo el movimiento del cuerpo para analizar la técnica de carrera adecuada. Sin embargo, comprender cómo el pie del corredor hace contacto con el suelo durante las fases de despegue y postura tiene especial importancia porque el pie es el único segmento del cuerpo que suministra directamente fuerza al suelo durante el movimiento de carrera y es uno de los elementos anatómicos más susceptibles. estructuras para lesiones.
Existen varias instrucciones o recomendaciones autorizadas sobre cómo se debe hacer el contacto inicial del pie con el suelo y despegar del suelo. La teoría más prominente del contacto con el pie es la de una secuencia de contacto de empuje del talón-mediopié al antepié. Sin embargo, contrariamente a esto, recientemente hemos observado usando el análisis de movimiento de la transmisión de la maratón de mujeres en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 que el medallista de oro no utilizó este tipo de secuencia de contacto con el pie (23). Curiosamente, hizo contacto con la parte media del pie y nunca extendió completamente las rodillas durante todo el ciclo de carrera. El ángulo de la rodilla era casi el mismo que el valor al golpear el pie, y el ángulo del tobillo al despegar era más pequeño en comparación con un típico corredor de aterrizaje del tipo del retropié (23). Recientemente, varios expertos en carrera han defendido que golpear el suelo primero con el talón es una técnica ineficaz. Se recomendó que el aterrizaje en la parte media del pie o el antepié pueda mejorar la eficiencia de la carrera y la mecánica mientras se reducen las lesiones (5–7, 14, 18, 20, 24). Sorprendentemente, a pesar de que estas recomendaciones contradicen la teoría convencional del talón y la punta del pie y difieren entre sí, se sabe poco sobre los patrones reales de huelga de los corredores durante una competencia real en una carrera de carretera. Solo 1 estudio informó que casi el 20% de los corredores hicieron su contacto inicial con el mediopié y el antepié en un maratón de 10 km (12). Hasta donde sabemos, ningún estudio ha investigado los patrones de huelga de pies durante la competencia de carreras de nivel elite. En una investigación previa, se estudió la cinemática del aterrizaje del pie de 14 corredores de élite y 8 corredores buenos, y los ángulos del tobillo al golpear el pie fueron 90 y 84, respectivamente (3).
Estos valores son similares a nuestro estudio anterior (23). Sin embargo, este estudio se realizó en una cinta de correr, no en un terreno durante una carrera. La adquisición de los datos para el patrón real de aterrizaje de los corredores de élite durante la carrera competitiva proporcionaría información vital sobre la técnica de carrera.
El propósito del presente estudio fue determinar los patrones y características reales del golpe de pie durante un medio maratón competitivo en el que participaron corredores internacionales de nivel elite, incluidos los olímpicos, con la intención de registrar los tiempos necesarios para la calificación.

MÉTODOS

Enfoque experimental del problema

Estudiamos el 47º Medio Maratón Internacional de Sapporo combinado con la carrera de eliminación japonesa para el 13º Medio Maratón del Campeonato Mundial. El estudio fue aprobado por el comité de ética de la universidad. La carrera se realizó el 4 de julio de 2004 en Sapporo, Japón. El tiempo de inicio fue 13:32, y el clima estaba nublado con una temperatura ambiente de 20.6 C y una humedad del 73% en el momento de inicio.
Recopilación de datos. Se colocaron dos cámaras de video digitales (JVC GRVDL9800; Victor Company of Japan, Ltd., Tokio, Japón) en el borde de la carretera a una altura de 0,15 m con trípodes 15,0 m por delante del punto de tiempo de 15,0 km en la pista . Elegimos el punto de 15.0 km porque esta parte del recorrido era plana y los corredores en este punto de tiempo se extenderían, permitiendo una recolección de datos más efectiva. Las cámaras se colocaron en ángulo recto con respecto al recorrido de carrera y aproximadamente a una distancia de 1,0 m entre sí para que se pudiera obtener una imagen sagital de toda la fase de postura (justo antes del golpe del pie para quitar el dedo del pie) de cualquiera de los pies de un corredor. Al menos 1 cámara. La velocidad de obturación fue de 250 · s1, y la velocidad de filmación fue de 120 Hz. Se colocó otra cámara (Panasonic NV-GS70K; Matsushita Electric Industrial Co., Ltd., Tokio, Japón) a una altura de 1,5 m en diagonal frente a los corredores para tomar los tiros cruzados de las figuras completas de los corredores para identificación propósitos La velocidad de obturación de esta cámara era de 250 · s1, y la velocidad de grabación era de 60 Hz.

Análisis de datos.

Todas las imágenes de video del aterrizaje y las figuras completas de todos los corredores que pasaron por el punto de filmación fueron capturadas en el disco duro de un Macintosh Power Book G4 (Apple Computer) y luego analizadas utilizando el sistema de análisis de video digital Sorts Code Pro versión 5.0 (SportsTech , Sydney, Australia). Los perfiles individuales de todos los pies de los corredores se identificaron después de un proceso de emparejamiento detallado que involucraba las imágenes de figuras de video completas vinculadas a sus tarjetas de números y sus calcetines y calzado junto con la secuencia oficial de la carrera a 15 km.
Los golpes en el pie se clasificaron en 3 patrones: golpe en el retropié (RFS), golpe en el mediopié (MFS) y golpe en el antepié (FFS). El golpe en el pie posterior se definió como un golpe en el pie en el que el punto del primer contacto del pie con el suelo era el talón o la tercera parte trasera de la suela solamente y en el que la parte media del pie o el antepié no tenía ningún contacto en el golpe del pie. El golpe del mediopié se definió como un golpe del pie en el que el punto del primer contacto del pie con el suelo no era solo el tercio posterior de la suela sino el mediopié o toda la parte de la suela. El golpe del antepié se definió como un golpe del pie en el que el punto del primer contacto del pie con el suelo era el antepié o la mitad delantera de la suela y en el que el talón no tenía ningún contacto en el golpe del pie (Figura 1).
El tiempo de contacto (CT) se midió y calculó a partir de la velocidad de filmación (1 fotograma 120 Hz 0,0083 segundos) y se dividió en 2 fases para el RFS. El tiempo desde el contacto inicial del talón con el suelo hasta cualquier mitad del contacto del pie con el suelo se definió como tiempo de pie plano (FFT), y el tiempo desde el FFT hasta el despegue se definió como el tiempo de despegue ( MACETA).
Un patrón de golpe de pie en el que el área del primer contacto del pie con el suelo era el borde lateral del pie con el ángulo de inversión en el plano frontal se definió como inversión (INV). Con o sin INV en la huelga se discriminó independientemente de los patrones de huelga.

Fig. 1 – Imagen de muestra de patrones de huelga de pies. Golpe en el retropié (RFS) (hombres: tercer lugar en el punto de 15 km), golpe en el mediopié (MFS) (mujeres: primer lugar en el punto de 15 km) y huelga en el antepié (FFS) (21 ° lugar en el punto de 15 km) desde De arriba a abajo. El intervalo de tiempo de derecha a izquierda es 1/120 segundos.

Asignaturas

Hubo 415 corredores (362 hombres y 53 mujeres) que pasaron 15 km en el recorrido de la carrera.

Análisis estadístico

Debido a la falta de una distribución normal en el valor de CT para los 50 corredores que van de rápido a lento para cada grupo de orden de rango, se realizó la prueba de Kruskal-Wallis para analizar las diferencias entre los grupos. Cuando se encontró un valor de F significativo, se empleó la prueba post hoc de Bonferroni para identificar diferencias específicas entre la TC promedio. Debido a que el análisis reveló solo 4 FFS, la CT de FFS se incluyó en la MFS CT para análisis posteriores. La prueba U de Mann-Whitney para muestras independientes se utilizó para detectar la diferencia de CT promedio entre RFS y MFS FFS para cada grupo de pedidos.
La prueba t de Student no emparejada se aplicó para detectar la diferencia de CT promedio entre todos los RFS y todos los MFS FFS. Para examinar la diferencia entre CT con y sin INV para RFS y MFS FFS y POT con y sin INV, se utilizó el análisis factorial de varianza de 1 vía. Cuando se encontró un valor F significativo, se empleó una prueba post hoc TukeyKramer para hacer una comparación por pares.
Las órdenes en el punto de 15 km están en una escala ordinal, pero CT es una escala de intervalo. Por lo tanto, la correlación de productos Pearson se utilizó para analizar la relación entre el orden y la TC. Todos los análisis estadísticos se realizaron con SPSS versión 10.0 para Windows (SPSS Inc., Chicago, IL), y el nivel de significación se estableció en p 0.05.

RESULTADOS

Número de corredores analizados

El número total de corredores que pasaron por el punto de filmación de 15 km fue de 415 (362 hombres y 53 mujeres). Doscientos ocho y tres corredores (68,3%) pudieron distinguirse por su patrón de huelga de pies (248 hombres y 35 mujeres): 145 eran de pie derecho y 133 eran de pie izquierdo. No fue posible distinguir la lateralidad en 5 pies. No podríamos diferenciar el patrón de huelga de un corredor si se superpusiera con el de otro corredor o si el corredor pasara demasiado cerca de las cámaras. Se obtuvo la CT de 261 corredores (63% de todos los corredores).

Patrones de huelga de pie

El número y el porcentaje de patrones de huelga se presentan en la Tabla 1; El 74.9% de todos los corredores analizados eran RFS, el 23.7% eran MFS y el 1.4% eran FFS. Los porcentajes del patrón de huelga del pie para los hombres (clasificados de mayor a menor en 5 grupos) en el punto de 15 km se presentan en la Figura 2. El RFS, MFS y FFS fueron 62.0, 36.0 y 2.0%, respectivamente, para los 50 mejores corredores; 68.0, 32.0 y 0%, respectivamente, para los corredores 50 a 100; 82, 18.0 y 0%, respectivamente, para los corredores 101 a 150; 78.0, 20.0 y 2%, respectivamente, para los corredores 151 ° a 200 °; y 79.0, 19.0 y 2%, respectivamente, para los últimos 48 corredores. Las mujeres se dividieron en 5 grupos de la misma manera que los hombres, y el porcentaje de RFS, MFS y FFS fue 43.0, 43.0 y 14.0%, respectivamente, para los primeros 7 corredores; 86.0, 14.0 y 0.0%, respectivamente, para el segundo grupo; 100.0, 0.0 y 0.0%, respectivamente, para el tercer grupo; y 86.0, 14.0 y 0.0%, respectivamente, para los siguientes 2 grupos.

Tabla 1 – Número y porcentaje de patrones de huelga en el punto de 15 km durante la Media Maratón Internacional de Sapporo 2004.
Fig. 2 – Porcentajes de patrones de huelga de los hombres corredores en el punto de 15 km durante una media maratón.

Tiempo de contacto con el suelo

La relación entre CT y el orden para todos los corredores se traza en la Figura 3. El CT en su conjunto tendió claramente a aumentar a medida que aumentaba el orden (r 0,71). El coeficiente de correlación de CT y el orden para RFS y MFS FFS fueron 0.80 y 0.71, respectivamente. La CT en MFS y FFS tendió a ser más corta que en RFS, excepto en algunos ejemplos aislados. El CT para RFS y MFS FFS en cada 50 corredores por orden en el punto de 15,0 km de mayor a menor (el último grupo consta de 61 corredores) se presenta en la Figura 4. El CT promedio para cada grupo aumentó significativamente de el orden de mayor a menor (1–50 51–100 101–150 151–200 201–261). El CT para RFS fue significativamente más largo que MFS FFS en todos los grupos de órdenes. El CT promedio para todos los RFS fue significativamente más largo que todos los MFS FFS (199.8 16.0 vs. 183.0 21.3 milisegundos). El promedio de FFT y POT para RFS fue 12.8 5.1 y 187.4 20.4 milisegundos, respectivamente (Figura 5).

Fig. 3 – Relación entre tiempo de contacto y orden de carrera en el punto de 15 km. La línea discontinua muestra la ecuación de regresión para RFS (n 197, r 0.80, p 0.05). La línea continua muestra la ecuación de regresión para MFS FFS (n 64, r 0.71, p 0.05).
Fig. 4 – Tiempo de contacto para RFS y para MFS FFS por cada 50 corredores desde el orden alto al bajo (el último grupo consta de 61 corredores). Diferencias significativas entre cada grupo de orden tanto en RFS y MFS FFS como entre RFS y MFS FFS en cada orden (p 0.05).
Fig. 5 – El tiempo de contacto promedio para RFS y MFS FFS. POT: tiempo de expulsión, FFT: tiempo plano del pie. Diferencia significativa entre RFS y MFS FFS (p 0.05).

Inversión del pie al golpear el pie

Se observó INV aparente en la huelga en el 42% de todos los corredores. El INV para RFS, MFS y FFS fue 32.0, 62.5 y 50.0%, respectivamente (Figura 6). La CT y POT con y sin INV para RFS y MFS FFS se presentan en la Figura 7. Todas las variables con INV fueron significativamente más cortas que sin INV. La CT sin INV para MFS FFS fue significativamente más corta que la CT sin INV para RFS, pero no difirió de la CT con INV para RFS.
El CT con INV para MFS FFS fue significativamente más corto que el CT con y sin INV para RFS y además fue significativamente más corto que POT sin INV para RFS.

Fig. 6 – Porcentaje de con inversión y sin inversión (INV) en el aterrizaje del pie para RFS, MFS y FFS.
Fig. 7 – Tiempo de contacto (CT) para RFS y MFS FFS y tiempo de expulsión (POT) para RFS con y sin inversión.

DISCUSIÓN

Este es el primer estudio para dilucidar el aterrizaje real de todos los corredores durante el evento de carrera de media maratón en el que los corredores de nivel de élite compitieron por un título oficial.
Los resultados del presente estudio mostraron que no todos los corredores golpean el pie con el suelo desde el talón durante la media maratón. De hecho, se demostró que 23.7% eran MFS y 1.4% se clasificaron como FFS. Estos resultados respaldan investigaciones anteriores que informaron que casi el 20% de los corredores eran MFS y FFS en la maratón de 10 km (12) y mostraron que aproximadamente el 25% de los corredores son MFS en una media maratón. Estos datos demuestran claramente que no todos los corredores, incluidos los corredores de nivel de élite, utilizan un patrón de golpe de talón que ha sido durante mucho tiempo la técnica recomendada. Desafortunadamente, muchos técnicos han recomendado la técnica de correr RFS desde el primer talón, pero con los tiempos en las carreras de larga distancia cada vez más rápido, se está adoptando una técnica de velocidad en la locomoción de la parte inferior del cuerpo, que puede ser menos estresante para el miembros inferiores y rodillas.
Los patrones de huelga de pies se analizaron por cada 50 corredores de acuerdo con el orden de resultados de la carrera, desde corredores rápidos hasta corredores lentos en el punto de 15 km para hombres. El grupo de los 50 principales analizados incluyó hasta el corredor del lugar 69 en orden real, que pasó el punto de 15 km a los 45 minutos y 53 segundos. Esta velocidad representaba 5,45 m · s1, o 15 minutos, 17 segundos por 5 km. Los segundos 50 incluyeron al corredor número 150, que pasó el punto de 15 km a los 47 minutos, 36 segundos, lo que representa 5,25 m · s1, o 15 minutos, 52 segundos por 5 km. El tercer grupo incluyó hasta el actual corredor de 242 ° lugar, que pasó el punto de 15 km a los 50 minutos, 51 segundos, lo que representa 4,91 m · s1, o 16 minutos, 57 segundos por 5 km. A partir de estos registros, uno podría considerar el grupo superior como un nivel estrictamente de élite de competidores y el segundo grupo como élite en un sentido más amplio del término.
Curiosamente, el porcentaje de MFS fue el más alto en 36.0% para los 50 mejores corredores, pero el porcentaje disminuyó en 32.0% para los segundos 50 corredores y disminuyó nuevamente en 18.0, 20.0 y 19%, para el tercero, cuarto y quinto grupos, respectivamente. Nuestros resultados indican que cuanto más rápido son los corredores, más probable es que los corredores adopten un patrón MFS cuando corren. Esta tendencia también era aplicable a las mujeres corredoras.
No fue sorprendente que la TC se alargara gradualmente con un orden creciente en el punto de 15 km (Figura 3). En general, las velocidades de carrera se deciden por la longitud de paso frecuencia de paso. Que la frecuencia de los pasos se ve fuertemente afectada por la TC en el rango de velocidad observado en el presente estudio (es decir, alrededor de 4.00–5.45 m · s1) está bien establecido Kyro¨la¨inen et al. descubrió que la TC se acortó y la frecuencia de los pasos aumentó al aumentar la velocidad de carrera de 3.25 a 6.25 m · s1 en corredores de élite de media distancia (13).
Williams y Cavanagh también informaron que CT disminuyó al aumentar la velocidad de carrera a 4.32 a 5.44 m · s1 para una carrera de 10 km (26). Nuestros resultados respaldan y demuestran claramente el acortamiento de la TC con el aumento de la velocidad de carrera en la situación real de media maratón.
Más importante a tener en cuenta en nuestros resultados con respecto a CT es que la CT individual en corredores MFS FFS tendió a ser más corta que en RFS en todo el orden de clasificación, excepto en algunos ejemplos aislados, y el CT promedio de corredores MFS FFS para cada 50 corredores según el orden en el punto de 15 km fueron significativamente más cortos que los corredores de RFS para cada grupo de orden (Figura 4).
Además, el CT promedio para todos los corredores MFS FFS también fue significativamente más corto que para RFS (Figura 5). Estos hallazgos sugieren que los corredores más rápidos tienen la TC más corta y que el porcentaje de corredores MFS FFS que tienen una TC más corta que los corredores RFS aumenta en los grupos de corredores más rápidos.
El CT promedio para MFS fue 17.0 milisegundos más corto que para RFS (183.0 vs. 200.0 milisegundos). Este valor es cercano a FFT (12.8 milisegundos) en corredores RFS pero un poco más largo. Williams y Cavanagh informaron que los corredores de RFS tienen una TC más larga, una pierna más extendida al golpear el pie y un mayor tiempo de flexión máxima de la rodilla durante la fase de soporte que los corredores de MFS y FFS (25). Estos resultados indican que la TC más larga en RFS que la MFS FFS en nuestros datos podría deberse no solo al tiempo extra para FFT sino también al tiempo necesario para la flexión y extensión de las articulaciones de la rodilla. Ardigo y col. (1) examinaron el tiempo de desaceleración y el tiempo de aceleración para RFS y FFS e informaron que el tiempo de desaceleración fue similar para RFS y FFS, pero que los tiempos de aceleración y CT fueron más largos para RFS. Estos datos indican que los corredores de RFS que aterrizan su pie en el suelo desde el talón pueden necesitar un mayor tiempo de activación muscular para acelerar su cuerpo que los corredores de MFS o FFS que corren a la misma velocidad que los corredores de RFS en nuestros datos.

Se ha demostrado que la economía de carrera (RE), definida como un requisito de oxígeno en estado estable para una velocidad de carrera submáxima dada, es uno de los factores más importantes para mejorar el rendimiento de la carrera a distancia (15, 19). Además de los hallazgos anteriores de que el entrenamiento de fuerza / fuerza pesada generalmente puede mejorar la ER de los corredores de distancia (10, 11), se reveló que el acortamiento de la TC por el entrenamiento de fuerza de tipo explosivo está significativamente relacionado con la mejora de la ER (17). Spurrs y col. (21) no midieron la TC, pero encontraron que la rigidez musculotendinosa y la ER se mejoraron en 6 semanas de entrenamiento pliométrico, una correlación significativa. Kyro¨la¨inen et al. (13) no lograron encontrar una correlación significativa entre CT y RE, pero encontraron un acortamiento de la CT y un aumento de la potencia articular asociada con un aumento de la rigidez del tobillo al aumentar la velocidad de carrera. Un examen del trabajo mecánico y la absorción de oxígeno para RFS y FFS en una cinta rodante reveló que se produjo un mayor almacenamiento y liberación de energía con una TC más corta en el FFS que RFS (1). Debido a que los corredores con menos RE poseen un estilo de carrera más conforme durante el contacto con el suelo (8) y exhiben una mayor oscilación vertical (26) y un mayor impulso vertical total (9), este estilo de carrera puede imponer mayores demandas de fuerza sobre la musculatura extensora y, como resultado, puede requieren mayores demandas generales de energía aeróbica. Un estudio examinó la presión plantar en la condición de los pies descalzos (27) y reveló que la colocación de un pie más plano en el funcionamiento descalzo se correlaciona con una TC más corta, una presión más baja en el talón y una rigidez de las piernas significativamente más alta durante la fase de postura en comparación con una condición calzada.
Aunque no hay evidencia directa que indique que MFS y FFS están relacionados con una buena RE, al reunir estos hallazgos previos y nuestros resultados que demuestran la TC más corta para MFS FFS que RFS y el mayor porcentaje de MFS en los corredores más rápidos, MFS y FFS podrían ser uno de los factores asociados para que una buena RE alcance un mayor rendimiento en la carrera a distancia. Sin embargo, un estudio indicó que RFS, por el contrario, mostró una oscilación vertical más pequeña, una TC más larga, una parte inferior de la pierna más extendida al golpear el pie y una RE aún mayor que MFS y FFS (26). Los autores sugirieron que el RFS extremo tiende a depender del uso del pie y la estructura esquelética para soportar la carga, reduciendo la fuerza muscular necesaria, y son más económicos. Este punto parece contradecir nuestro resultado de que un porcentaje de los corredores con CT y MFS más cortos obtuvieron una clasificación más alta en el grupo de corredores más rápidos. Se necesitan más estudios combinados con resultados de rendimiento y factores biomecánicos.
Aparentemente, un porcentaje más alto de corredores mostró el INV en la huelga del pie para MFS y FFS que RFS en nuestros datos (Figura 6). Nuestros hallazgos obtenidos de los datos durante la carrera real con un mayor número de corredores respaldan claramente los hallazgos previos obtenidos de la investigación experimental realizada en laboratorios. En esos estudios, los corredores de FFS se pusieron en contacto con el suelo en un mayor grado de INV en comparación con RFS (22, 25). Debido a que también se han observado mayores grados de flexión plantar en el aterrizaje del pie en FFS en comparación con RFS, un mayor grado de INV en FFS parece estar mecánicamente relacionado con la flexión plantar del tobillo (4, 25). Un mayor INV en el aterrizaje del pie en el suelo resultó en una mayor excursión de eversión y una mayor velocidad de eversión en FFS (22, 25).
En el presente estudio, el CT promedio en todos los MFS FFT fue ligeramente más corto que el POT promedio en todos los RFS, pero no fue significativo. Sin embargo, CT con INV fue significativamente más corto que CT sin INV tanto para RFS como para MFS FFS. Para RFS, POT con INV también fue significativamente más corto que aquel sin INV. Sorprendentemente, el CT con INV para MFS FFS fue nuevamente significativamente más corto que POT sin INV para RFS. En este estudio, definimos POT para RFS como el tiempo transcurrido desde el contacto de la mitad frontal del pie con el suelo después del despegue del contacto del talón. El hallazgo de que el POT sin INV para RFS fue más largo que el CT completo para MFS FFS con INV parece apoyar una mayor velocidad de eversión para FFS en comparación con RFS sin INV en estudios previos (22, 25).

Además, el INV al aterrizar a pie para MFS y FFS podría tener algún mecanismo para acortar la TC que podría estar relacionado con la mejora de la RE y el rendimiento de la carrera. De acuerdo con Stackhouse et al. (22), el momento INV y el trabajo INV durante la primera mitad de la fase de postura son indicativos del control excéntrico de la eversión. Los corredores de MFS y FFS podrían controlar preliminarmente de manera excéntrica sus mayores excursiones de eversión y las velocidades alcanzadas durante una fase de empuje de la postura. Aunque el mecanismo aún no se ha dilucidado y está más allá de la discusión de este estudio, la fase de postura en MFS y FFS con INV tiene una ventaja cinética o cinemática potencialmente diferente de RFS sin INV para mejorar el rendimiento de RE y funcionamiento.
Williams y col. (25) informaron que la absorción de potencia máxima y el trabajo excéntrico en el tobillo fueron mayores en FFS en comparación con el RFS. En otro estudio (2) también se demostró que una mayor absorción de potencia máxima y trabajo excéntrico en el tobillo en los sujetos instruidos para contactar con el mediopié y evitar el contacto del talón con el suelo. Esto puede sobrecargar el grupo muscular de la parte inferior de la pierna y aumentar el riesgo de lesiones, como la tendinitis de Aquiles. De hecho, Williams et al. (25) informaron que los sujetos con RFS originales sintieron fatiga muscular tan pronto como comenzaron a convertirse a FFS en su experimento y tuvieron un inicio retrasado severo de dolor muscular durante varios días.
Por el contrario, FFS y Pose demostraron una menor absorción de potencia y trabajo negativo en la rodilla (2, 25), lo que puede disminuir las demandas del extensor de la pierna. No está claro cómo RFS, MFS y FFS definidos y discriminados en este estudio corresponden exactamente a aquellos que incluyen Pose definida en muchos estudios anteriores, y la velocidad de carrera, la experiencia de los corredores, la distancia de carrera y la frecuencia de carrera son bastante diferentes para cada corredor. Sin embargo, estos hallazgos y nuestros resultados sugieren que podría haber una distribución diferente del trabajo muscular concéntrico y excéntrico entre las articulaciones de la rodilla y el tobillo y también las articulaciones del pie con diferentes técnicas de aterrizaje del pie. Una vez que un corredor intenta cambiar su técnica de aterrizaje del pie, puede ocurrir una redistribución del trabajo muscular entre las articulaciones de la rodilla, el tobillo y el pie. Debe tomarse la preparación para reducir el riesgo de técnicas de carrera específicas en relación con las lesiones. La mayoría de las zapatillas comerciales se han fabricado bajo la premisa de RFS. Parece ser necesario el desarrollo de zapatillas para correr que satisfagan las necesidades especiales de ciertas poblaciones de MFS.
En conclusión, los porcentajes de los patrones de huelga de 3 pies durante una media maratón de nivel elite real se dilucidaron en este estudio. El porcentaje de RFS aumentó con una disminución de la velocidad de carrera; por el contrario, el porcentaje de MFS aumentó a medida que aumentó la velocidad de carrera.
Una TC más corta y una mayor frecuencia de tendencia de inversión en el contacto con el pie, lo que podría contribuir a una mayor economía de carrera, en MFS parece ser una razón sugerida para el alto porcentaje de MFS en el grupo superior en este medio maratón de nivel elite investigado. Futuro
Los estudios deben incluir la articulación de la rodilla y la cadera para dilucidar la cinemática general de la pierna durante las carreras de corredores de distancia y corredores de alto nivel.

APLICACIONES PRÁCTICAS

El aterrizaje del pie desde el talón no siempre es una buena estrategia para todos los corredores. Alrededor del 25% de los corredores no utilizaron la técnica de aterrizar en el talón primero cuando corrieron media maratón. En los 50 mejores corredores, incluidos los olímpicos, a un ritmo de 15 minutos, 17 segundos por 5 km, el 36% eran delanteros del mediopié; en el siguiente grupo de 50 corredores corriendo más rápido que 15 minutos, 52 segundos por 5 km, el 32% eran huelguistas en el mediopié. Estos resultados indican claramente que el porcentaje de corredores que no entran en contacto con el talón primero aumenta con la velocidad de carrera. Los corredores más rápidos usan más golpes en la parte media del pie y no aterrizan sobre sus talones primero.
Aunque todavía no se ha dilucidado un mecanismo detallado, la técnica de aterrizaje sin contacto con el talón primero parecería tener algún tipo de mérito para aumentar la economía de carrera. Un tiempo de contacto más corto con inversión en el contacto con el pie podría ser uno de los ejemplos para usar la energía elástica y la rigidez del músculo de la pierna para aumentar la economía de carrera. Se necesita un acondicionamiento específico para mejorar el rendimiento y prevenir lesiones para la población de corredores que utilizan la técnica de correr para no golpear el talón primero contra el suelo. Para este propósito, se sugiere un entrenamiento de fuerza de tipo explosivo, como pliométrico y tolerancia a la carga excéntrica para la parte inferior de la pierna.