Blog

¿La prescripción de tus zapatillas para correr está basada en la evidencia?

Richards, Craig E., Parker J. Magin, and Robin Callister. “Is your prescription of distance running shoes evidence-based?.” British journal of sports medicine 43.3 (2009): 159-162.

http://dx.doi.org/10.1136/bjsm.2008.046680

El objetivo de este estudio fue determinar si la práctica actual de prescribir a corredores de distancia zapatillas para correr con talones acolchados y elevados y sistemas de control de la pronación adaptados al tipo de pie del individuo se basa en pruebas o no.

Los corredores de fondo se caracterizan por sus altas tasas de lesiones músculo-esqueléticas. En los corredores recreativos y competitivos por igual, las lesiones por correr afectan casi exclusivamente a la extremidad inferior y se deben principalmente a la sobrecarga crónica en lugar de eventos traumáticos agudos. Nuestra capacidad para prevenir tales lesiones es limitada, con el asesoramiento del entrenamiento y la prescripción del calzado como pilares. Por lo tanto, la prescripción de la zapatilla adecuada, ya sea aisladamente o en combinación con una ortesis (plantilla), se considera una habilidad crucial y altamente valorada.

Desde los años 80, las zapatillas de correr con los talones elevados acolchados y con características para controlar el movimiento subtalar (pronación) se han recomendado constantemente a los prescriptores del calzado como el gold estándar para la prevención de lesiones. Basándose en el tipo del pie: pronadores, pronadores suaves y supinadores se prescriben zapatillas de “control de movimiento”, de “estabilidad” y de “amortiguación” respectivamente. Como no existe nomenclatura para describir estas zapatillas se propone el término de zapatillas running con “Talón Elevado, Amortiguado, y con Control de Pronación” (PCECH, en ingles).

El objetivo de esta revisión sistemática es determinar si la practica de prescripción de zapatillas running PCECH según el tipo de pisada está basada en la evidencia.

Amortiguación

El uso de amortiguación en zapatillas running se basa en los siguientes supuestos: (1) que las fuerzas de impacto al correr son una causa importante de lesión, (2) que el correr sobre superficies duras es una causa de altas fuerzas de impacto, (3) que un calzado amortiguado reduce las fuerzas de impacto a un nivel menos perjudicial y (4) que el potencial de que la amortiguación del calzado cause lesiones es mínimo.

La evidencia de estos supuestos es mixta. Que la fuerza excesiva resultará en lesión es evidente. Sin embargo, la evidencia de que correr sobre superficies duras provoca un aumento en las fuerzas de impacto o un aumento en las tasas de lesión es débil. La capacidad de amortiguación para reducir las fuerzas de impacto o las tasas de lesión también está siendo cuestionada. Además, se ha identificado que la disminución de la propiocepción es un efecto secundario significativo de las zapatillas muy acolchadas. Se ha argumentado que esta capacidad disminuida para monitorear con precisión el impacto y la posición del pie conlleva un riesgo significativo de lesión. La ausencia de datos de ensayos clínicos controlados significa que el efecto global de amortiguación sobre las tasas de lesión en corredores sigue siendo desconocido.

Talón elevado

Se ha sugerido que un talón elevado se ha incorporado en las zapatillas PCECH para disminuir la tensión del tendón de Aquiles y, por tanto, la lesión del tendón de Aquiles. También permite la colocación de un sistema de amortiguación en el talón.

Varios estudios han investigado el impacto de la elevación progresiva del talón en la carga del tendón de Aquiles, pero con resultados mixtos. Además, se ha observado que desde la introducción del diseño de las zapatillas PCECH se ha producido un aumento, no una disminución en las lesiones del tendón de Aquiles. Otros han demostrado que la elevación del talón durante el apoyo coloca la articulación del tobillo en una posición donde la propiocepción es inherentemente pobre. También se ha observado que los niveles existentes de elevación del talón tienen la capacidad de aumentar la pronación. Desafortunadamente, el impacto global de las zapatillas con talón elevado sobre las tasas de lesiones en corredores no se ha probado en ensayos clínicos.

Sistemas de control de pronación

El efecto protector de la normalización del movimiento de la articulación subtalar se basa en los siguientes supuestos: (1) que la sobre-pronación y la supinación están vinculadas a las lesiones por uso excesivo, (2) que provocando una pronación limitada se reduce este riesgo, y (3) que las zapatillas PCECH son un medio eficaz para reducir las lesiones a través de este enfoque.

El movimiento subtalar y el tipo de pie no se han asociado consistentemente con las tasas de lesiones en los corredores. Además, las zapatillas PCECH son en sí mismo un medio relativamente ineficaz y poco fiable de alterar el movimiento subtalar, causando pequeños e inconsistentes cambios en la alineación. La eficacia clínica de los sistemas de control de la pronación no ha sido probada, y no se han reportado ensayos que comparen las tasas de lesiones en corredores que llevan zapatillas con y sin sistemas de control de la pronación.

JUSTIFICACIÓN

Es evidente que el uso continuo de los sistemas de control de la pronación y los talones elevados acolchados en las zapatillas running está siendo desafiado. Hemos identificado una serie de estudios que sugieren que estas características o bien no logran el objetivo deseado, o peor aún, tienen el potencial de causar daño. También es evidente la ausencia de datos clínicos, que son necesarios para evaluar rigurosamente el efecto directo de cada una de estas características en las tasas de lesiones.

El hecho de que esta incertidumbre coexista con la fuerte creencia profesional y del consumidor en el diseño PCECH significa que es más importante que nunca que confiemos en la evidencia en lugar de dogmas o conjeturas al tomar decisiones para nuestros pacientes. En lugar de examinar las características de las zapatillas PCECH de forma aislada, la evidencia más definitiva de su impacto en las tasas de lesiones provendrá de ensayos clínicos que comparen las tasas de lesiones en corredores que llevan zapatillas PCECH con aquellos que corren descalzos o en otros tipos de zapatillas.

Varios autores han comentado la escasez de esta evidencia clínica de alto nivel que apoye el uso continuo de zapatillas PCECH. Sin embargo, ninguno ha informado de una revisión sistemática específica de esta literatura, ni ha considerado ampliamente otros posibles impactos de usar zapatillas PCECH en la salud y en el rendimiento del corredor.

MÉTODO

Se formularon una serie de preguntas clínicas pertinentes a la salud y el desempeño de corredores competitivos y recreativos. Estas preguntas se centran en el rendimiento del corredor de distancia, las tasas de lesiones, el riesgo de osteoartritis, los niveles de actividad física y la salud y el bienestar en general y se describen en la Tabla 1. Los términos de búsqueda utilizados para identificar evidencia pertinente a cada pregunta también se describen en la Tabla 1.

Tabla 1

Estos términos de búsqueda se utilizaron para interrogar las siguientes bases de datos electrónicas: Medline (1950 a mayo de 2007), CINAHL (1982 a mayo de 2007), EMBASE (1980 a mayo de 2007), PsychInfo (1806-mayo de 2007), Cochrane Database of Systematic Reviews 2º Trimestre 2007), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (2º Trimestre 2007), SPORTSDiscus (1985-Mayo 2007) y AMED (1985-Mayo 2007).

Se incluyeron artículos en nuestra revisión si se publicaron en inglés y se informó de una investigación original o una revisión sistemática en la que la población estudiada era corredores recreativos o competitivos para adultos, la exposición era la distancia recorrida, la intervención evaluada era una zapatilla PCECH y al menos uno de los resultados enumerados en la Tabla 1 se midió directamente. También se requería un grupo de control que corría con zapatos no PCECH o con los pies descalzos. Se excluyeron los estudios que solo midieron los resultados sustitutos, como las fuerzas de impacto, en lugar de las tasas de lesiones directamente.

La clasificación de los resultados de búsqueda fue realizada por un único revisor. Durante este proceso, los artículos claramente irrelevantes sobre la base del título y el resumen fueron excluidos de inmediato. Se conservaron artículos claramente relevantes o de relevancia incierta. Luego se recuperaron los textos completos de estos artículos y se revisaron sus hallazgos y metodología.

RESULTADOS

No se identificaron artículos que informaran una investigación original sobre la capacidad de las zapatillas PCECH para prevenir lesiones. Se identificaron seis revisiones sistemáticas cuyo alcance incluía intervenciones para prevenir lesiones en los corredores, o lesiones comunes en los corredores. Dos revisiones sistemáticas obsoletas para las que se identificaron versiones actualizadas. Los detalles de las cuatro revisiones sistemáticas restantes se presentan en la tabla 2.

Tabla 2

No se identificaron ensayos controlados mediante estas revisiones sistemáticas en las que se evaluó la intervención con una zapatilla para correr PCECH. No se encontraron revisiones sistemáticas o informes de investigaciones originales que evaluaran el efecto de la zapatilla de correr PCECH en el disfrute de la carrera, en los niveles de actividad física o en la aceptación de la actividad física prescrita por parte del usuario. No se encontraron artículos que evaluaran la efectividad de las zapatillas para correr PCECH como un medio para prevenir el desarrollo de la osteoartritis de la pierna, ni se encontraron artículos que intentaran evaluar el efecto del calzado deportivo moderno en la mortalidad, la morbilidad o la calidad de vida en general. No se identificaron estudios que evaluaran el efecto de las zapatillas para correr PCECH en el rendimiento de la carrera a distancia.

DISCUSIÓN

Los hallazgos de esta revisión sistemática sugieren que los verdaderos efectos de las zapatillas PCECH sobre la salud y el rendimiento de los corredores de distancia siguen siendo desconocidos. A menos que surja evidencia convincente de alto nivel para apoyar su uso, la prescripción de las zapatillas PCECH no tienen lugar en la práctica basada en la evidencia.

¿Qué peso podemos dar a este hallazgo? El amplio alcance y la forma sistemática en que se realizó esta revisión nos dan una confianza significativa de que, de hecho, no hay estudios de relevancia en la literatura inglesa convencional. Dado que nuestros hallazgos son consistentes con los de otras revisiones sistemáticas de alta calidad realizadas sin nuestras restricciones de idioma, creemos que el peso acumulativo de estos hallazgos no puede ser ignorado.

Si aceptamos este hallazgo, nos enfrentamos a la constatación de que hemos estado prescribiendo una terapia sin beneficio comprobado durante más de veinte años. Peor aún, estas prácticas de prescripción del calzado no han sido evaluadas en la literatura. A pesar de la ausencia de una revisión sistemática que aborde específicamente la capacidad de los zapatos PCECH para prevenir lesiones, la falta de evidencia para su uso y su potencial de causar lesiones ha sido planteada por varios autores, incluidas las principales autoridades en el campo.

A pesar de estos hallazgos, se siguen publicando las pautas de prescripción de calzado que recomiendan el diseño PCECH. Que los profesionales estén siendo alentados a basar su práctica en la opinión de expertos no es inapropiado dada la falta de evidencia de alto nivel. Sin embargo, que esas recomendaciones se estén publicando sin reconocer explícitamente tanto la falta de pruebas clínicas de apoyo como la existencia de opiniones distintas de otros expertos son motivo de preocupación.

Es posible que los lectores individuales no tengan el tiempo o la capacitación para evaluar por sí mismos la calidad de tales recomendaciones y, por lo tanto, depender de la revisión editorial y por pares para asegurarse de que estén basadas en evidencia. El hecho de que el proceso de revisión por pares haya fracasado en estas circunstancias sugiere que un subgrupo significativo de investigadores del calzado permanece sin comprometerse con una práctica genuina basada en evidencia, no entiende los requisitos para evaluar la eficacia y la seguridad de una intervención terapéutica o está indebidamente influenciado por conflictos de intereses como la recepción de fondos de los fabricantes de calzado.

Este escenario recuerda la controversia en torno a las pautas de seguridad de la hidratación respaldadas por el Colegio Americano de Medicina del Deporte mientras estaba comprometido en un acuerdo comercial con Gatorade.30 Es sorprendente, dada esta historia reciente y el reconocimiento abierto de FIMS, SMA y PNZ que sus recomendaciones de calzado se hacen como parte de los acuerdos de patrocinio con ASICS, que estas recomendaciones no han sido cuestionadas previamente. Claramente, los campos de la investigación del calzado para correr y la prescripción de calzado aún no han madurado hasta el punto en que la base de evidencia para tales recomendaciones se examina habitualmente.

Aunque estos problemas más amplios con respecto al uso de evidencia también deben abordarse, el problema central sigue siendo la falta de datos derivados de ensayos clínicos de calidad. Se deben utilizar ensayos controlados aleatorios que midan resultados clínicamente relevantes, como el rendimiento en carrera y las tasas de lesiones. Se requieren urgentemente pruebas de cabeza a cabeza de las construcciones de calzado existentes para identificar un diseño de calzado de carrera de distancia estándar de oro. Una vez identificado, este será el zapato contra el cual se evaluarán todos los diseños nuevos hasta que se confirme una alternativa superior. Para que esto suceda, se debe desarrollar una nomenclatura sistemática para describir la estructura de las zapatillas para correr, con su uso insistiendo en cuándo se revisan los artículos para su publicación.

Una vez que se han logrado estos pasos, las pautas de prescripción de calzado se pueden desarrollar en base a evidencia de alto nivel, reemplazando la incertidumbre actual sobre qué tipo de zapato representa una atención óptima. Los estándares industriales complementarios basados ​​en evidencia también deben desarrollarse e implementarse de manera similar a la de otros equipos de protección deportiva. Esto asegurará que solo los zapatos para correr con beneficios comprobados puedan comercializarse y venderse como dispositivos terapéuticos, y el resto sea claramente identificable como artículos de moda.

Hasta que se logren estos pasos, los médicos no sabrán si las zapatillas para correr a distancia que prescriben son beneficiosas, inofensivas o dañinas. Dada esta incertidumbre, se requiere un enfoque pragmático interino. Se sugiere lo siguiente: (1) que todos los corredores de distancia sean advertidos de que el tipo de zapatilla ideal es desconocido, (2) que no se haga ningún cambio en la prescripción de calzado de los corredores que actualmente llevan zapatillas PCECH y no sufren efectos nocivos, (3) que la descontinuación del uso de zapatillas PCECH sea considerada en los corredores que sufren lesiones repetidas a pesar de los pies estructuralmente normales, u ortesis apropiadamente prescritas.

Cuando la prescripción de una zapatilla PCECH es cesada, los médicos deben identificar una alternativa, de nuevo en ausencia de evidencia de ensayos clínicos controlados. La evolución sugeriría que un regreso a correr en pies descalzos debería ser la primera opción. Sin embargo, en los casos en que esto se considere poco práctico o indeseable, se requiere la prescripción de una alternativa no PCECH. En ambos casos será esencial que se proporcione el asesoramiento de un entrenamiento conservador para proteger al atleta de la lesión, mientras que se produzca la adaptación a los cambios involucrados en la biomecánica.

CONCLUSIÓN

Los estudios biomecánicos y epidemiológicos han planteado cuestiones importantes sobre la capacidad de las zapatillas incorporando amortiguación, elevación del talón o sistemas de control sub-talar para prevenir lesiones y han identificado su potencial para causar daño. No se identificaron ensayos clínicos que evaluaran el impacto del diseño PCECH, que incorpora estas tres características, ya sea en las tasas de lesión en corredores, el rendimiento en corredores o la salud y bienestar global del corredor. Hasta que estas pruebas estén disponibles, las zapatillas PCECH deben ser consideradas como tecnología no probada con el potencial de causar daño. Como tal, la prescripción de zapatillas PCECH a los corredores de distancia no está basada en la evidencia. Como clínicos, investigadores y diseñadores de calzado, debemos ahora ajustar nuestra práctica actual en consecuencia y definir nuestro camino futuro a través de un renovado compromiso con la práctica basada en la evidencia.

¿QUÉ ES LO QUE YA SE SABE SOBRE ESTE TEMA?

  • La prescripción de zapatillas de running PCECH (talones elevados, acolchados y con características de control de la pronación adaptadas al tipo de pie) se considera la mejor práctica al prescribir zapatillas a los corredores de distancia. Sin embargo, los hallazgos biomecánicos y los estudios epidemiológicos continúan cuestionando la eficacia y la seguridad de este enfoque.

LO QUE AÑADE ESTE ESTUDIO

  • Esta revisión sistemática encontró que las zapatillas de running PCECH nunca han sido probadas en ensayos clínicos controlados. Su efecto sobre las tasas de lesiones, el disfrute, el rendimiento, el riesgo de osteoartritis, los niveles de actividad física y la salud y bienestar general del atleta permanecen desconocidos. La prescripción de este tipo de calzado a los corredores de distancia no se basa en pruebas.