Loading...

Blog

La influencia de los ejercicios de fortalecimiento del pie en la postura del pie y en los patrones de movimiento en corredores de larga distancia

Los músculos intrínsecos plantares del pie juegan un papel crucial en el soporte del arco longitudinal medial, proporcionando estabilidad y flexibilidad al pie para la absorción de impactos. Estos músculos también influyen en el rango de pronación del pie. Kernozek y col. han informado que las personas con pie plano tienen una pronación significativamente más alta en la postura que las personas con arco alto. Hay algunos estudios que describen la relación entre la pronación excesiva del pie y un mayor riesgo de lesión aguda o lesión por esfuerzo repetitivo. Los investigadores han evaluado los cambios en la postura del pie después de una carrera de larga distancia. Cuando los músculos intrínsecos plantares del pie estaban fatigados, hubo un cambio en la postura del pie hacia la posición de pronación. La pronación excesiva transmitida a la rotación interna de la tibia, puede causar una sobrecarga de la articulación de la rodilla o puede ser la causa de otros cambios en la parte proximal de la extremidad inferior.

Según Myers, la conexión anatómica y funcional entre el pie y la parte superior del cuerpo es la línea superficial de la espalda. Contiene la fascia plantar y los flexores de los dedos del pie cortos, el aquiles y el tríceps surae, los isquiotibiales, el ligamento sacrotuberous, la fascia del área sacrolumbar, la erección de la columna y la fascia epicraneal. Estudios anteriores también han indicado la presencia de continuidad y conectividad entre la fascia o el músculo que pueden estar anatómicamente distantes entre sí. Además, las disecciones anatómicas han confirmado la continuidad del sistema fascial en las extremidades superiores e inferiores. Debido a un papel significativo de los músculos intrínsecos plantares del pie, no solo en relación con el pie, sino también indirectamente con toda la cadena biocinética, el entrenamiento correcto y óptimo de estos músculos parece muy significativo. Esto es especialmente importante para los corredores de larga distancia ya que están expuestos a cargas repetitivas.

La fuerza insuficiente de los músculos del pie puede ser la razón de la carga excesiva del pie durante la carrera y la tensión puede transmitirse a las partes superiores de la línea posterior de la superficie, lo que lleva a una sobrecarga y restricciones funcionales. También se ha sugerido que cualquier tensión en una parte particular de este sistema puede tener efectos perjudiciales que resultan en una disminución global de la flexibilidad. Por ejemplo, la reducción de la flexibilidad y la tensión en los isquiotibiales y la tensión en los músculos de la pantorrilla son un posible factor etiológico para la fascitis plantar.

Hasta la fecha, la mayoría de los estudios que investigan los ejercicios de músculos cortos del pie se han centrado en su influencia en la rehabilitación después de lesiones del tobillo, en el pie plano, en la prevención de caídas en personas mayores, en los parámetros de equilibrio y en la morfología del arco longitudinal medial.

Faltan estudios que examinen los efectos de los ejercicios de los músculos plantares de los pies cortos en corredores de larga distancia. Por lo tanto, este estudio, por primera vez, aborda este tema. En consecuencia, en este estudio buscamos examinar la influencia de dos tipos de ejercicios de músculos de los pies cortos plantares realizados por corredores de larga distancia diariamente durante 6 semanas. Este trabajo es particularmente novedoso, ya que adopta un enfoque integral al examinar los efectos de los ejercicios de pies cortos sobre los patrones fundamentales de movimiento y la postura del pie en corredores de larga distancia.

Métodos

Veinticinco corredores de larga distancia (11 mujeres y 14 hombres) de 22 a 35 años, que corren regularmente de 3 a 7 veces por semana con una distancia total de 30 a 100 km por semana participó en este estudio. La distancia de carrera no cambió durante el estudio y todos los corredores recibieron instrucciones de no cambiar su rutina de entrenamiento de ninguna manera para no afectar los resultados. Los corredores fueron excluidos si tenían antecedentes previos de lesiones agudas hasta seis meses antes de la inscripción en el estudio. Todas las mediciones fueron realizadas por un examinador que no conocía la asignación del grupo. 

Todos los participantes del estudio se dividieron en dos grupos: el Grupo 1 (n = 13) en el que los sujetos realizaron los ejercicios “Vele’s Forward Lean” y “Reverse Tandem Gait” y el Grupo 2 (n = 12) en el que los sujetos realizaron el “Ejercicio de pie corto”. Los dos grupos no fueron aleatorizados. Todos los corredores de ambos grupos han realizado los ejercicios diariamente durante 6 semanas. Todas las mediciones se han realizado dos veces: al inicio y después de 6 semanas de ejercicio.

El índice de postura del pie (FPI-6) se utiliza para la evaluación multidimensional e integral de los pies. 

La prueba de evaluación del movimiento funcional (FMS) es una herramienta de evaluación integral que estima la calidad de los patrones de movimiento fundamentales que requieren un equilibrio de estabilidad, movilidad, fuerza, coordinación y control neuromuscular normal. 

Los corredores se dividieron en dos grupos. Todos los sujetos estaban completamente familiarizados con el protocolo de ejercicio y además se les entregó una copia de instrucciones por escrito. Se les recomendó realizar diariamente los ejercicios de los músculos de la planta del pie corto, dos veces al día durante 15 minutos cada vez durante seis semanas. El ejercicio basado en “pie corto” es parte del Método de estimulación sensorial motora descrito por Janda. El pie corto es una postura del pie en la que se levantan los arcos medial y longitudinal para mejorar la posición biomecánica del pie y activar los músculos intrínsecos de los pies de manera tónica. Obliga al pie a colocarse en una posición más neutral y menos pronada, mejora la estabilidad del cuerpo en posición vertical y ayuda a mejorar el momento de resorte requerido del pie al caminar. Los ejercicios se realizaron descalzos con la carga adecuada de tres puntos de apoyo de los pies, la primera y la quinta cabeza del metatarso y el talón. La exactitud del rendimiento del ejercicio fue monitoreada por el examinador una vez por semana durante una reunión antes del entrenamiento.

El grupo 1 (n = 13) realizó los ejercicios: “inclinación hacia adelante de Vele” y “marcha tándem inversa”. El primer ejercicio consistió en la inclinación máxima hacia adelante desde una posición de pie con los brazos a lo largo del cuerpo y con los pies separados al ancho de los hombros, con el cuerpo en línea, sin levantar los talones del piso. El ejercicio “Marcha en tándem inversa” consistía en caminar hacia atrás. Durante la inclinación hacia adelante y al caminar hacia atrás, la posición del pie corto se mantuvo de acuerdo con el Método de estimulación motora sensorial de Janda. Primero, se cargó el metatarso, luego el talón.

El grupo 2 (n = 12) realizó el “Ejercicio de pie corto”. El ejercicio consistió en dos etapas: la primera acortando el pie en la dirección anteroposterior e intentando llevar la cabeza de los metatarsianos hacia el talón sin flexión del dedo del pie, y la segunda carga equilibrada de los tres puntos de apoyo del pie. Los dedos de los pies deben estar relajados, mientras que el antepié y el talón deben mantenerse en el suelo. Los ejercicios comprendieron tres variaciones y duraron 15 minutos en total, donde cada variación poseía un nivel de dificultad gradualmente aumentado: la posición sentada, la posición de pie y la media sentadilla. Los corredores agregaron cada variación consecutiva del ejercicio a su rutina tan pronto como dominaron la anterior. Así, al principio, los corredores realizaron el ejercicio en posición sentada durante 15 minutos, después de dominar la posición sentada, los corredores ejercitan durante 7,5 minutos en posición sentada y durante 7,5 minutos en posición de pie. En consecuencia, después de dominar la posición de pie, los corredores realizaron el ejercicio durante 5 minutos en posición sentada, 5 minutos en posición de pie y 5 minutos en media sentadilla, hasta el final del experimento.

Resultados

No hubo diferencias estadísticamente significativas en los valores del FPI-6 y la prueba de FMS entre el Grupo 1 y el Grupo 2 al inicio del estudio antes del inicio del entrenamiento.

Indice de postura del pie (FPI-6)

Después de 6 semanas de ejercicio dse observó una mejora significativa en los siguientes parámetros:

  • Palpación de la cabeza talar experimentó un cambio estadísticamente significativo en el Grupo 1, hubo una ligera mejoría en la postura del pie de una ligera pronación del pie hacia un pie neutral en ambas extremidades inferiores. 
  • Iinversión / eversión del calcáneo en el Grupo 2 de una ligera pronación del pie hacia un pie neutral en ambas extremidades inferiores. 

No hubo cambios estadísticamente significativos en otros parámetros evaluados por el Índice de Postura del Pie.

Evaluación del movimiento funcional (FMS)

Hubo una mejora significativa en el Grupo 1 en los patrones de movimiento: sentadilla profunda, elevación activa de la pierna recta y en la puntuación total. En otros parámetros no hubo cambios estadísticamente significativos.

Discusión

El hallazgo más novedoso de este estudio es que los ejercicios de los músculos plantares del pie corto modifican significativamente la postura del pie y reducen la tendencia a la pronación en los corredores de larga distancia. Además, estos ejercicios tienen un efecto beneficioso sobre los patrones fundamentales de movimiento. Nuestros resultados mostraron que ambos programas de entrenamiento de los músculos de los pies cortos plantares son efectivos, con una leve superioridad del programa de ejercicios del Grupo 1 (“inclinación hacia adelante de Vele” y “marcha en tándem inversa”). Esos efectos y consecuencias pueden ser significativos en el entrenamiento deportivo, y los discutiremos con más detalle a continuación. Hasta la fecha, faltan estudios que describan el uso de ejercicios similares en corredores de larga distancia. Sin embargo, hay algunos estudios que están indirectamente relacionados con este tema.

Observamos el cambio de la postura del pie hacia el pie neutral, después de 6 semanas de programas de entrenamiento de los músculos del pie corto plantar en ambos grupos. El cambio significativo se observó en la palpación de la cabeza del talar en el Grupo 1 y la inversión / eversión del calcáneo en el Grupo 2. Hay algunos estudios que describen la relación entre la pronación excesiva del pie y el mayor riesgo de lesión aguda o lesión por esfuerzo repetitivo. Kernozek y col. han informado que las personas con pie de arco plano pronunció significativamente más en posición que las personas con arco alto. De acuerdo con Cowley y col. los cambios en la postura del pie hacia una posición más pronada pueden tener implicaciones para la función del pie y, por lo tanto, riesgo de lesiones. También se informó que el acoplamiento excesivo de rotación interna tibial con eversión del retropié durante la primera mitad de la fase de postura de la carrera se asoció con el síndrome de dolor de la rótula femoral, el dolor del tendón de Aquiles y la férula para la espinilla. Eslami y col. informaron una alta correlación entre la eversión del retropié y la rotación interna tibial durante la primera fase de marcha del 50%.

Lynn y col. comparó los efectos de los ejercicios de los músculos intrínsecos plantares del pie: el ejercicio de pie corto y el ejercicio de rizo con toalla. El segundo ejercicio implica una contribución de los músculos extrínsecos, como el flexor largo de los dedos. Durante la prueba de equilibrio dinámico en ambos grupos observaron una disminución en el rango de desviaciones del centro de presión en la dirección mediolateral. Sin embargo, la mejora fue más significativa en el grupo con el ejercicio de pie corto.

Resultados similares fueron reportados por Drewes y col. Evaluaron la efectividad de los ejercicios de pies cortos en pacientes con lesiones en las extremidades inferiores. La terapia de cuatro semanas ha mejorado los parámetros dinámicos: prueba de los músculos intrínsecos del pie y prueba de reducción. No hubo diferencias en las medidas estáticas, evaluación del calcáneo. Sin embargo, en nuestro estudio, hubo una mejora estadísticamente significativa de la posición del plano frontal calcáneo desde una ligera pronación del pie hacia un pie neutro en ambas extremidades inferiores.

Mulligan y Cook evaluaron la influencia del ejercicio intrínseco de pie corto de cuatro semanas sobre la morfología del arco longitudinal medial y la función dinámica. Observaron valores más bajos en la prueba de caída navicular, lo que indica un rango menor de pronación del pie. Los datos de nuestro estudio confirman estos resultados.

Hay algunos informes que describen el uso del índice de postura del pie en atletas en la literatura hasta la fecha. Cowley y Marsden evaluó el cambio de FPI-6 y la altura navicular en los corredores después de la media maratón. Los investigadores notaron la altura significativamente disminuida del hueso navicular en ambos pies, lo que indica el mayor grado de pronación del pie. Sin embargo, ese cambio fue significativo solo en el pie izquierdo, el puntaje total del Índice de Postura del Pie aumentó en 1,7. El cambio no fue estadísticamente significativo en el pie derecho: el valor aumentó solo en 0,3. Esos resultados confirman la necesidad de aplicar los ejercicios que activan los músculos plantares del pie corto y mejoran el arco longitudinal medial en los corredores. En el estudio mencionado, el valor de referencia de FPI-6 fue +3 para ambos pies, lo que permitió a los investigadores clasificar el pie en el pie neutral, con una ligera tendencia a la pronación,

Escamilla-Martinez y col. realizaron un estudio similar , quienes evaluaron la postura del pie usando el Índice de Postura del Pie y la distribución de la presión plantar en 30 corredores antes y después de una carrera a un ritmo moderado (3.3 m / seg), continuaron durante 60 minutos. Observaron la tendencia a la pronación del pie. La puntuación total en FPI-6 aumentó en 2 puntos en ambos pies, aumentó la presión debajo del talón medial y la segunda cabeza del metatarsiano, y disminuyó el arco longitudinal.

En nuestro estudio, después de 6 semanas de ejercicio de los músculos plantares del pie corto, se observó una mejora significativa en la sentadilla profunda y la elevación activa de la pierna recta. Los cambios ocurrieron en ambos grupos, pero fueron estadísticamente significativos solo en el Grupo 1. Estos resultados demostraron que los programas terapéuticos aplicados pueden reducir la susceptibilidad a las lesiones al mejorar los patrones fundamentales de movimiento.

El objetivo principal del ejercicio Reverse Tandem Gait es facilitar los músculos intrínsecos del pie corto y controlar los músculos de la cadena posterior. Caminar hacia atrás (marcha tándem inversa) es un ejercicio de cadena abierta, en el que el pie está correctamente cargado axialmente y el sujeto aprende el patrón apropiado de transferencia de carga de los dedos de los pies al talón. El control apropiado del motor de la transferencia de carga desde los dedos de los pies hasta el talón es la condición necesaria para un rendimiento adecuado de la sentadilla. Por lo tanto, la marcha en tándem inversa, además de la facilitación de los músculos del pie corto, también afecta positivamente los segmentos proximales del cuerpo, mejora la movilidad de la cadera, el control neuromuscular del movimiento de la cadera en relación con la pelvis y el control de la transferencia de carga de los dedos al talón. Todos esos elementos son necesarios para un rendimiento adecuado de la prueba activa de elevación de la pierna recta y la prueba de sentadilla profunda. Todos los elementos pueden contribuir a la mejora en la prueba de FMS observada en nuestro estudio.

Ambos conjuntos de ejercicios realizados por los corredores en nuestro estudio activan los músculos intrínsecos del pie corto y favorecen la carga adecuada de los pies. En ambos grupos, notamos la mejora en el aumento activo de la pierna recta y las pruebas de sentadillas profundas, pero el cambio fue significativo solo en el Grupo 1, en el que se practicó la marcha en tándem inversa. Presumimos que la diferencia entre los grupos también puede ocurrir debido a un impacto más amplio de la marcha tándem inversa que el ejercicio de pies cortos de Janda en el sistema musculoesquelético, y especialmente en los músculos superficiales de la línea de la espalda. Algunos autores han observado que el ejercicio centrado en los músculos del pie plantar puede aumentar la flexibilidad y el rango de movimiento proximal en la extremidad inferior y en la columna lumbar. Sugirieron que este efecto puede lograrse debido a las conexiones anatómicas y funcionales entre la fascia y los músculos en la línea superficial de la espalda. Esa también puede ser una de las razones por las que observamos la mejora en los patrones de movimiento fundamentales después de 6 semanas de realizar ejercicios de fortalecimiento de los músculos cortos del pie. La transferencia de tensión recíproca de los músculos del pie a las partes proximales de la línea posterior superficial y de las partes superiores al pie y las implicaciones clínicas resultantes se han informado previamente. Algunos estudios sugirieron que la rigidez de los músculos posteriores de la extremidad inferior podría estar involucrada en la etiología de la fascitis plantar. Además, los factores de riesgo de la fascitis plantar son el deporte o los ejercicios físicos, el aumento de la pronación subtalar que acompaña al pie cavo o los pies planos y la dorsiflexión limitada del tobillo. Por lo tanto, los corredores que tienen músculos débiles del pie corto que resultan en pronación excesiva del pie pueden estar en alto riesgo de fascitis plantar. Los resultados de algunos estudios han indicado que el déficit funcional de la fascia plantar también está relacionado con el acortamiento de los isquiotibiales y el rango de movimiento restringido en el tobillo. La dorsiflexión restringida del pie puede compensarse con pronación excesiva de la articulación subtalar y tensión en la fascia plantar. Por lo tanto, hemos sugerido que el ejercicio de fortalecimiento de los músculos del pie corto puede tener un efecto beneficioso en la prevención de la pronación excesiva del pie y la sobrecarga de la fascia plantar y puede disminuir el riesgo de lesiones en los corredores de larga distancia.

Hay varias limitaciones de este estudio que deben abordarse. Primero, la población del estudio consistió en sujetos sanos en los que la medición inicial clasificó el pie en el pie neutral usando el Índice de Postura del Pie, por lo que estos hallazgos pueden no ser extrapolables a una población con pronación severa del pie y se deben realizar investigaciones futuras con esos corredores. También debe tenerse en cuenta que los sujetos en este estudio corrieron de 3 a 7 veces por semana con una distancia total de 30 a 100 km por semana, lo que puede haber influido en la homogeneidad del grupo. La falta de grupo de control también es una limitación del estudio. La comparación de dos tipos de ejercicios nos permite observar la diferencia entre el grupo homogéneo de corredores, pero la inclusión del grupo de no ejercicio en el protocolo del estudio sería beneficioso.

Conclusiones

El cambio observado en la postura del pie desde una ligera pronación hacia un pie neutral evaluado por el Índice de postura del pie sugiere que los ejercicios aplicados pueden tener un efecto beneficioso sobre la alineación del pie en corredores de larga distancia. La puntuación total más alta en la evaluación de movimiento funcional sugiere que los ejercicios aplicados pueden mejorar la calidad de los patrones de movimiento fundamentales. Según nuestros resultados, podemos sugerir que ambos programas de entrenamiento son efectivos con una ligera superioridad de la marcha inclinada hacia adelante y en tándem inversa de Vele.

Implicaciones prácticas

Los ejercicios de los músculos de los pies cortos plantares modifican significativamente la postura del pie y reducen la tendencia a la pronación en corredores de larga distancia. Los ejercicios de los músculos de la planta del pie corto pueden mejorar la calidad de los patrones fundamentales de movimiento. Se debe incorporar un entrenamiento óptimo de los músculos plantares del pie corto en corredores de larga distancia en la rutina diaria de entrenamiento.

Sulowska, Iwona, et al. “The influence of plantar short foot muscle exercises on foot posture and fundamental movement patterns in long-distance runners, a non-randomized, non-blinded clinical trial.” PloS one 11.6 (2016): e0157917.