Loading...

Blog

Dolor en el talón: fascitis plantar

Martin, Robroy L., et al. “Heel pain—plantar fasciitis: revision 2014.” Journal of Orthopaedic & Sports Physical Therapy 44.11 (2014): A1-A33.

https://www.jospt.org/doi/10.2519/jospt.2014.0303

La Sección Ortopédica de la Asociación Estadounidense de Terapia Física (APTA, por sus siglas en inglés) tiene un esfuerzo continuo para crear pautas de práctica basadas en evidencia para el manejo de la terapia física ortopédica de pacientes con impedimentos musculoesqueléticos descritos en la Clasificación Internacional de Funcionamiento, Discapacidad y Salud (ICF) de la Organización Mundial de la Salud). El propósito de estas pautas revisadas de práctica clínica es revisar la literatura reciente revisada por pares y hacer recomendaciones relacionadas con el dolor de talón no ortrítico.

Objetivo de las pautas

La Sección Ortopédica de la Asociación Estadounidense de Terapia Física (APTA) tiene un esfuerzo continuo para crear pautas de práctica clínica (GPC) basadas en evidencia para el tratamiento de terapia física ortopédica de pacientes con discapacidades musculoesqueléticas descritas en la Clasificación Internacional de Funcionamiento, Discapacidad y Discapacidad de la Organización Mundial de la Salud. Salud (ICF). 

Los propósitos de estas guías clínicas son:

  • Describir la práctica de fisioterapia basada en la evidencia, incluido el diagnóstico, el pronóstico, la intervención y la evaluación de los resultados de los trastornos musculoesqueléticos comúnmente manejados por fisioterapeutas ortopédicos.
  • Clasificar y definir afecciones musculoesqueléticas comunes utilizando la terminología de la Organización Mundial de la Salud relacionada con los impedimentos de la función y estructura corporal, limitaciones de actividad y restricciones de participación.
  • Identificar las intervenciones respaldadas por la mejor evidencia actual para abordar las deficiencias de la función y estructura del cuerpo, limitaciones de actividad y restricciones de participación asociadas con afecciones musculoesqueléticas comunes.
  • Identificar medidas de resultado apropiadas para evaluar los cambios resultantes de las intervenciones de fisioterapia en la función y estructura del cuerpo, así como en la actividad y participación del individuo.
  • Proporcionar una descripción a los responsables políticos, utilizando terminología internacionalmente aceptada, de la práctica de los fisioterapeutas ortopédicos.
  • Brindar información a los contribuyentes y revisores de reclamos sobre la práctica de fisioterapia ortopédica para afecciones musculoesqueléticas comunes.
  • Crear una publicación de referencia para médicos de fisioterapia ortopédica, instructores académicos, instructores clínicos, estudiantes, pasantes, residentes y becarios sobre la mejor práctica actual de fisioterapia ortopédica.

Declaración de intenciones

Estas pautas no están destinadas a ser interpretadas ni a servir como un estándar de atención médica. Los estándares de atención se determinan sobre la base de todos los datos clínicos disponibles para un paciente individual y están sujetos a cambios a medida que el conocimiento científico y la tecnología avanzan y los patrones de atención evolucionan. Estos parámetros de práctica deben considerarse solo pautas. La adhesión a ellos no garantizará un resultado exitoso en todos los pacientes, ni se debe interpretar que incluyen todos los métodos adecuados de atención o excluyen otros métodos aceptables de atención dirigidos a los mismos resultados. El juicio final con respecto a un procedimiento clínico particular o plan de tratamiento debe hacerse con base en la experiencia y pericia del clínico a la luz de la presentación clínica del paciente; la evidencia disponible; las opciones de diagnóstico y tratamiento disponibles; y los valores, expectativas y preferencias del paciente. Sin embargo, sugerimos que las desviaciones significativas de las pautas aceptadas deben documentarse en los registros médicos del paciente en el momento en que se toma la decisión clínica relevante.

Métodos

La Sección de Ortopedia, APTA, designó expertos en contenido para llevar a cabo una revisión de la literatura y desarrollar una GPC actualizada para el dolor de talón / fascitis plantar, según lo indicado por el estado actual de la evidencia en el campo. Los objetivos de la revisión fueron proporcionar un resumen conciso de la evidencia desde la publicación de la guía original y desarrollar nuevas recomendaciones o revisar las recomendaciones publicadas previamente para apoyar la práctica basada en la evidencia. Los autores de esta revisión de la guía trabajaron con bibliotecarios de investigación con experiencia en revisión sistemática para realizar una búsqueda sistemática de conceptos asociados con el dolor de talón o la fascitis plantar en artículos publicados desde 2007 relacionados con la clasificación, el examen y las estrategias de intervención para el dolor de talón o la fascitis plantar,91 Brevemente, se realizaron búsquedas en las siguientes bases de datos desde 2007 hasta entre el 13 y el 19 de diciembre de 2012: MEDLINE (PubMed) (2007 hasta la fecha), Cochrane Library (2007 hasta la fecha), Web of Science (2007 hasta la fecha), CINAHL (2007 hasta fecha), Disertaciones y Tesis de ProQuest (2007 a la fecha), PEDro (2007 a la fecha) y Fuente de Salud ProQuest de Enfermería y Afines (2007 a la fecha). Consulte el APÉNDICE A para ver las estrategias de búsqueda completas y el APÉNDICE B para las fechas de búsqueda y los resultados.

Los autores declararon relaciones y desarrollaron un plan de manejo de conflictos, que incluía el envío de un formulario de conflicto de intereses a la Sección Ortopédica, APTA. Los artículos escritos por un revisor fueron asignados a un revisor alternativo. Se proporcionaron fondos al equipo de desarrollo de CPG para viajes y gastos para la capacitación de desarrollo de CPG. El equipo de desarrollo de CPG mantuvo la independencia editorial.

Los artículos que contribuyen a las recomendaciones se revisaron con base en criterios específicos de inclusión y exclusión, con el objetivo de identificar evidencia relevante para la toma de decisiones clínicas del fisioterapeuta para personas adultas con dolor de talón / fascitis plantar. El título y el resumen de cada artículo fueron revisados ​​independientemente por 2 miembros del equipo de desarrollo de GPC para su inclusión. Consulte el APÉNDICE C para ver los criterios de inclusión y exclusión. La revisión del texto completo se realizó de manera similar para obtener el conjunto final de artículos para contribuir a las recomendaciones. El líder del equipo (RLM) proporcionó la decisión final para las discrepancias que el equipo de revisión no resolvió. Consulte el APÉNDICE D para ver un diagrama de flujo de artículos y el APÉNDICE Epara artículos incluidos en recomendaciones por tema. Para los temas relevantes seleccionados que no eran apropiados para el desarrollo de recomendaciones, como la terapia de ondas de choque, la inyección y las imágenes, los artículos no estuvieron sujetos al proceso de revisión sistemática y no se incluyeron en el diagrama de flujo. Las tablas de evidencia para esta GPC están disponibles en las páginas de CPG de la Sección Ortopédica del sitio web de la APTA ( www.orthopt.org ).

Esta guía se emitió en 2014 con base en la literatura publicada hasta diciembre de 2012. Esta guía se considerará para su revisión en 2017, o antes si hay nuevas pruebas disponibles. Cualquier actualización de la guía en el período intermedio se anotará en la Sección Ortopédica del sitio web de la APTA ( www.orthopt.org ).

Niveles de evidencia

Los artículos individuales de investigación clínica se clasificaron según los criterios adaptados del Centro de Medicina Basada en la Evidencia, Oxford, Reino Unido, para estudios de diagnóstico, prospectivos y terapéuticos. 62 En 3 equipos de 2, cada revisor asignó de forma independiente un nivel de evidencia y evaluó la calidad de cada artículo utilizando una herramienta de evaluación crítica. Consulte los APÉNDICES F y G (disponibles en línea) para ver la tabla de evidencia y los detalles sobre los procedimientos utilizados para asignar niveles de evidencia. A continuación se proporciona una versión abreviada del sistema de calificación.

Grados de evidencia

La fuerza de la evidencia que respalda las recomendaciones se calificó de acuerdo con los métodos previamente establecidos para la guía original y los que se proporcionan a continuación. Cada equipo desarrolló recomendaciones basadas en la fuerza de la evidencia, incluida la forma en que los estudios abordaron directamente la cuestión y la población con dolor de talón / fascitis plantar. Al desarrollar sus recomendaciones, los autores consideraron las fortalezas y limitaciones del conjunto de evidencia y los beneficios para la salud, los efectos secundarios y los riesgos de las pruebas e intervenciones.

Proceso de revisión

La Sección Ortopédica, APTA seleccionó expertos en contenido y partes interesadas para que sirvan como revisores de los primeros borradores de estas GPC. El borrador fue publicado para comentario público en el sitio web de la Sección Ortopédica de la APTA. Los autores utilizaron los comentarios del revisor y los comentarios del sitio web para informar las revisiones finales.

Clasificación

El código y la condición de la Décima revisión internacional de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10) asociados con el dolor en el talón es M72.2 Fibromatosis fascial plantar / Fascitis plantar . 96 Los códigos y afecciones secundarias de la CIE-10 asociadas con el dolor en el talón son el síndrome del túnel tarsal G57.5 y la lesión G57.6 del nervio plantar / metatarsalgia de Morton . 96

Los principales códigos de función corporal de la ICF asociados con la fascitis plantar, el síndrome del túnel tarsal y las lesiones del nervio plantar son las funciones sensoriales relacionadas con el dolor. Estos códigos de función corporal son b28015 Dolor en la extremidad inferior y b2804 Dolor irradiado en un segmento o región .

El cuerpo ICF códigos de estructura primarios asociados con fascitis plantar son s75023 ligamentos y fascias del tobillo y y s75028 Estructuras de tobillo y el pie, neural .

Las principales actividades de ICF y los códigos de participación asociados con la fascitis plantar son d4500 Caminar distancias cortas , d4501 Caminar largas distancias y d4154 Mantener una posición de pie .

Una lista completa de códigos fue publicada en la guía anterior. 56

Organización de la directriz

Para cada tema, se presentan el resumen de recomendaciones y el grado de evidencia de la guía de 2008, seguido de una síntesis de la literatura reciente con los niveles de evidencia correspondientes. Cada tema concluye con la recomendación resumida de 2014 y su grado de evidencia actualizado.

Pautas clínicas: deterioro / diagnóstico basado en la función

Predominio

Resumen 2008

La fascitis plantar es la afección del pie más común tratada por los proveedores de atención médica. Se ha estimado que la fascitis plantar ocurre en aproximadamente 2 millones de estadounidenses cada año y afecta hasta al 10% de la población en el transcurso de la vida. En 2000, el Grupo de Interés Especial para Pie y Tobillo de la Sección Ortopédica, APTA encuestó a más de 500 miembros y recibió respuestas de 117 terapeutas. De los que respondieron, el 100% indicó que la fascitis plantar era la afección del pie más común en su clínica. Rome et al 68 informaron que la fascitis plantar representa el 15% de todas las dolencias del pie adulto que requieren atención profesional y es frecuente en poblaciones no atléticas y atléticas. Taunton y cols. 82realizó un análisis retrospectivo de casos y controles de 2002 individuos con lesiones relacionadas con la carrera que fueron remitidos al mismo centro de medicina deportiva. Informaron que la fascitis plantar era la condición más común diagnosticada en el pie y representaba el 8% de todas las lesiones.

Actualización de evidencia

Una revisión sistemática de las lesiones por uso excesivo de tobillo y pie que se producen en numerosas actividades deportivas (54 851 atletas en total) encontró que el 50% de los estudios incluidos en la revisión involucraron participación en fútbol, ​​correr, gimnasia y danza. 76 En esta revisión, la tendinopatía de Aquiles, la fascitis plantar y las fracturas por estrés fueron las lesiones más comúnmente reportadas. 76

En una revisión sistemática que evalúa la frecuencia de las lesiones musculoesqueléticas relacionadas con la carrera (8 estudios; agrupados n = 3500 corredores), la incidencia de fascitis plantar varió de 4.5% a 10%, con una prevalencia de 5.2% a 17.5%. 50

En un estudio de cohorte longitudinal de 2 años en el que participaron 3206 personas que tenían entre 20 y más de 75 años de edad y vivían en el sur de Australia, el 17.4% informó tener dolor en el pie. 33 De estos individuos, la pata trasera fue el segundo sitio más común de dolor, con la prevalencia más alta observada en aquellos de 20 a 34 años de edad y mayores de 75 años. 33

En una evaluación retrospectiva de lesiones anteriores por uso excesivo en 748 corredores de secundaria (de 13 a 18 años), 481 corredores informaron una lesión previa. 83 La fascitis plantar representó el 8% de las lesiones anteriores notificadas, y la incidencia fue mayor en las corredoras. 83

En una evaluación prospectiva de las lesiones no traumáticas del pie y las extremidades inferiores en 166 corredores involucrados en diversas especialidades de carrera, 98 (59%) indicaron que habían desarrollado una lesión por uso excesivo, con 30 (31%) que informaron fascitis plantar. 19

Resumen 2014

La prevalencia del dolor en la parte posterior del pie o del talón es alta tanto en poblaciones no atléticas como atléticas. En las poblaciones atléticas, la fascitis plantar es una lesión común reportada por corredores de distancia de la escuela secundaria, competitivos y recreativos.

Características patoanatómicas

Resumen 2008

Los médicos deben evaluar las deficiencias en los músculos, tendones y nervios, así como la fascia plantar, cuando un paciente presenta dolor en el talón.

Resumen 2014

Se descubrió que el aumento del grosor de la fascia plantar está asociado con los síntomas 22 , 92 , 98 y las propiedades compresivas alteradas de la almohadilla adiposa en aquellos con dolor en el talón plantar.93 Se encontró que los cambios en el grosor de la fascia plantar se asociaron positivamente con cambios en los niveles de dolor para las personas con fascitis plantar que reciben tratamiento. 52 En las personas con discapacidad general relacionada con el pie y el tobillo, el miedo al movimiento relacionado con el dolor fue el factor que más contribuyó a la discapacidad. 48 Un área de investigación futura puede ser las conductas para evitar el miedo y su papel en la discapacidad en individuos con fascitis plantar. 48 , 79

Curso clínico

Resumen 2008

Basado en datos de seguimiento a largo plazo en series de casos compuestas principalmente de pacientes atendidos en un entorno ortopédico ambulatorio, el curso clínico para la mayoría de los pacientes fue positivo, con un 80% de resolución de los síntomas en un período de 12 meses. 55 , 95

Resumen 2014

El dolor de talón / fascitis plantar generalmente se presenta como una afección crónica, con una duración de los síntomas superior a 1 año antes de buscar tratamiento. En 2 estudios de cohorte retrospectivos con 432 individuos diagnosticados con dolor crónico del talón plantar, la duración media de los síntomas varió de 13.3 a 14.1 meses. 39 , 99

Factores de riesgo

Recomendación 2008

 Los médicos deben considerar un rango limitado de movimiento de dorsiflexión del tobillo y un alto índice de masa corporal en poblaciones no atléticas como factores que predisponen a los pacientes al desarrollo de dolor de talón / fascitis plantar.

Actualización de evidencia

Se descubrió que correr es un factor de riesgo para desarrollar fascitis plantar. 50 , 76 carreras callejeras, los zapatos con púas, el pie cavo y el varo del pie posterior se relacionaron con la aparición de fascitis plantar en un grupo de corredores. 19

Otros estudios también han encontrado que la fascitis plantar es común entre los corredores, 83 con el aumento de la altura del arco como un factor de riesgo potencial. 67 mayores tasas de aumento en las fuerzas de reacción del suelo vertical y un arco longitudinal medial inferior en corredoras con antecedentes de fascitis plantar. 63

Una revisión sistemática encontró una fuerte asociación entre un mayor índice de masa corporal y dolor crónico del talón plantar en una población no atlética. 8 Dos estudios adicionales encontraron que el índice de masa corporal es un factor de riesgo para desarrollar fascitis plantar, 36 , 39 pero no encontraron una diferencia en el índice de masa corporal entre aquellos con una afección aguda o crónica.39

En los trabajadores de la línea de ensamblaje, los factores de riesgo para la fascitis plantar incluyeron el tiempo que pasaron parados en superficies duras, el tiempo que pasaron caminando, la cantidad de veces que entraban y salían de los vehículos (para los conductores de camiones / montacargas) y de 4 a 7 años de trabajo en la fábrica. Se descubrió que la rotación del calzado durante la semana laboral reduce el riesgo de fascitis plantar. 94

Un pie de arco alto tipo 71 y una disminución del rango de movimiento de la dorsiflexión del tobillo 60 se identificaron como factores de riesgo para desarrollar fascitis plantar. Además, se encontró una asociación positiva entre la tensión de los isquiotibiales, la discrepancia de 42 piernas (con dolor en la extremidad más larga), 51 y la fascitis plantar.

 Un área de investigación futura puede incluir el papel de la disminución de la fuerza muscular intrínseca en el desarrollo del dolor de talón / fascitis plantar.9 9

Recomendación 2014

 Los médicos deben evaluar la presencia de un rango limitado de movimiento de dorsiflexión del tobillo, un alto índice de masa corporal en individuos no atléticos, correr y actividades relacionadas con el trabajo relacionadas con el peso, particularmente en condiciones con poca absorción de choque, como factores de riesgo para el desarrollo de dolor en el talón / fascitis plantar

Diagnóstico / Clasificación

Recomendación 2008

El dolor en la región plantar del talón medial, más notable con los pasos iniciales después de un período de inactividad, pero también peor después de una carga de peso prolongada y a menudo precipitado por un aumento reciente en la actividad de carga de peso, es un hallazgo clínico útil para clasificar a un paciente con dolor de talón en la categoría ICD de fascitis plantar y la categoría asociada de dolor de talón basada en la discapacidad de la ICF ( b28015 Dolor en la extremidad inferior , b2804 Dolor radiante en un segmento o región ).

Además, las siguientes medidas de exploración física pueden ser útiles para clasificar a un paciente con dolor de talón en la categoría de fascitis plantar del DAI y la categoría de dolor de talón basada en la discapacidad asociada a ICF ( b28015 Dolor en la extremidad inferior , b2804 Dolor radiante en un segmento o región ).

  • Palpación de la inserción de la fascia plantar proximal
  • Rango de movimiento de dorsiflexión de la articulación talocrural activa y pasiva
  • Las pruebas del túnel tarsal
  • La prueba del molinete
  • El ángulo del arco longitudinal

Actualización de evidencia

En un estudio de casos y controles en el que 80 personas con dolor crónico del talón plantar se combinaron con 80 participantes de control, el grupo de dolor crónico del talón plantar tenía una postura del pie más pronante que los controles cuando se evaluó con el Índice de postura del pie (FPI-6). La puntuación media de FPI-6 para el grupo de dolor crónico del talón plantar fue de 2,4 ± 3,3, frente a 1,1 ± 2,3 para los controles. 36 El FPI-6 15 se basa en 6 criterios para evaluar la postura del pie en individuos con dolor crónico del talón plantar. sesenta y cinco

Una discrepancia en la longitud de las piernas 51 y la limitación en la flexibilidad de los isquiotibiales 42 estaban presentes en individuos diagnosticados con fascitis plantar.

Recomendación 2014

Los fisioterapeutas deben diagnosticar la categoría ICD de fascitis plantar y la categoría asociada de ICF de dolor de talón ( b28015 Dolor en la extremidad inferior , b2804 Dolor radiante en un segmento o región ) utilizando los siguientes antecedentes y hallazgos del examen físico:

  • Dolor en el talón medial plantar: más notable con los pasos iniciales después de un período de inactividad, pero también peor después de una carga prolongada
  • Dolor en el talón precipitado por un aumento reciente en la actividad de soporte de peso.
  • Dolor con palpación de la inserción proximal de la fascia plantar
  • Prueba de molinete positiva
  • Pruebas negativas del túnel tarsal
  • Rango de movimiento limitado de dorsiflexión de la articulación talocrural activa y pasiva
  • Puntaje anormal de FPI
  • Alto índice de masa corporal en individuos no atléticos

Diagnóstico diferencial

Recomendación 2008

 Los médicos deben considerar clasificaciones de diagnóstico distintas al dolor en el talón / fascitis plantar cuando las limitaciones de actividad reportadas por el paciente o los impedimentos de la función y estructura del cuerpo no son consistentes con los presentados en la sección Diagnóstico / Clasificación de esta guía, o cuando los síntomas del paciente no se resuelven con intervenciones dirigidas a la normalización de las alteraciones de la función corporal del paciente.

Actualización de evidencia

En un estudio retrospectivo de 250 individuos con signos y síntomas de dolor en el talón plantar, 53.2% fueron diagnosticados con fascitis plantar y 15% con atrofia de la almohadilla adiposa. Los individuos con atrofia de tejido adiposo eran más propensos a tener dolor agravado por la posición prolongada (odds ratio [OR] = 20.91), dolor nocturno (OR = 20.94) y dolor bilateral (OR = 24.95) sin dolor de primer paso en el Mañana. 99

La almohadilla del talón en individuos con dolor unilateral en el talón plantar tenía una capacidad reducida para disipar energía en comparación con el lado no afectado. 93

En un estudio retrospectivo de 275 individuos diagnosticados con espondiloartritis, se notificó dolor en el talón plantar en el 47.1%, y el dolor en el talón plantar fue el primer síntoma reportado por el 15.7%, de todos los individuos. 40

En un estudio retrospectivo de 100 muestras de patología de 97 individuos diagnosticados con fascitis plantar recalcitrante, el 25% de las muestras tenían una apariencia histológica de fibroma plantar. 30

Recomendación 2014

 Los médicos deben evaluar las clasificaciones de diagnóstico que no sean dolor de talón / fascitis plantar, incluida la espondiloartritis, la atrofia de la almohadilla adiposa y el fibroma plantar proximal, cuando las limitaciones de actividad informadas por el individuo o las deficiencias de la función y estructura corporal no son consistentes con las presentadas en el Diagnóstico / Sección de clasificación de esta guía, o cuando los síntomas del individuo no se resuelven con intervenciones dirigidas a la normalización de los impedimentos de la función corporal del individuo.

Estudios de imagen

Resumen 2008

Los estudios de imagen generalmente no son necesarios para el diagnóstico de fascitis plantar. Las imágenes parecerían ser más útiles para descartar otras posibles causas de dolor en el talón o para establecer un diagnóstico de fascitis plantar si el proveedor de atención médica tiene dudas. El grosor de la fascia plantar y las anormalidades de la almohadilla adiposa observadas en las radiografías son los 2 mejores factores para la diferenciación grupal de la fascitis plantar. 59 La evidencia de espolones calcáneos no es una característica radiográfica clave para distinguir las diferencias en individuos con fascitis plantar en comparación con los controles. 59

Actualización de evidencia

El ultrasonido de diagnóstico puede usarse para evaluar el grosor de la fascia plantar, ya que una disminución en el grosor de la fascia plantar se ha asociado con una reducción en los síntomas de dolor en el talón. En un estudio prospectivo de casos y controles, 30 individuos con dolor de fascia plantar que se sometieron a un examen de diagnóstico por ultrasonido tenían una fascia significativamente más gruesa en comparación con un grupo de control de 33 individuos. Además, las personas con dolor de fascia plantar que informaron una mejora en los síntomas demostraron una disminución en el grosor de la fascia. 22 En una serie de casos de 30 individuos (39 pies) diagnosticados con fascitis plantar, 29 pies (74.4%) demostraron una disminución en el dolor que se asoció con una reducción en el grosor de la fascia plantar según lo determinado por el ultrasonido de diagnóstico. 52

Pautas clínicas: examen

Medidas de resultado

Recomendación 2008

Los médicos deben usar cuestionarios validados de autoinforme, como el Índice de función del pie (FFI), el Cuestionario del estado de salud del pie (FHSQ) o la Medida de capacidad del pie y el tobillo (FAAM), antes y después de las intervenciones destinadas a aliviar las discapacidades físicas, funcionales limitaciones y restricciones de actividad asociadas con dolor de talón / fascitis plantar. Los fisioterapeutas deben considerar medir el cambio a lo largo del tiempo utilizando el FAAM, ya que ha sido validado en un entorno de práctica de fisioterapia.

Actualización de evidencia

Se encontró que una versión adaptada por computadora de la Escala funcional de la extremidad inferior (LEFS) tenía evidencia de validez, confiabilidad y capacidad de respuesta utilizando 10 287 pacientes con impedimentos relacionados con el pie y el tobillo (46% no tenían diagnósticos). 31 Se encontró que siete elementos producían una estimación del estado funcional en promedio, y una puntuación de cambio de 8 unidades funcionales (escala 0-100) representaba una mejora mínima clínicamente importante. 31

Los valores mínimos de diferencia clínicamente importantes (MCID) para el FHSQ y la escala analógica visual (VAS) para los niveles de dolor se definieron en 2 estudios de intervención para pacientes con fascitis plantar. 44 , 45 Los valores de MCID para el FHSQ fueron los siguientes: subescala de dolor, 13 puntos 45 y 14 puntos 44 ; subescala de funciones, 7 puntos 44 , 45 ; y dominio del calzado, 2 puntos. 45 El dominio general de la salud del pie no respondía al cambio en el dolor o la función. 45 El MCID en el VAS fue de 8 mm 45 y 9 mm 44 para el dolor promedio y 19 mm 45 para el dolor en el primer paso.

Una revisión encontró que el FAAM y el FHSQ tienen evidencia de validez de contenido, validez de constructo, confiabilidad y capacidad de respuesta para pacientes con fascitis plantar en fisioterapia ortopédica. 54

Recomendación 2014

 Los médicos deben usar el FAAM, el FHSQ o el FFI y pueden usar la versión adaptada a la computadora del LEFS como cuestionarios validados de autoinforme antes y después de las intervenciones destinadas a aliviar los impedimentos físicos, las limitaciones de actividad y las restricciones de participación asociadas con el dolor de talón / fascitis plantar

Medidas de limitación de actividad

Recomendaciones 2008 y 2014

 Los médicos deben utilizar medidas de limitación de actividad y restricción de participación basadas en el rendimiento fácilmente reproducibles para evaluar los cambios en el nivel de función del paciente asociado con dolor de talón / fascitis plantar durante el episodio de atención.

Medidas de discapacidad física

Recomendación 2008

Se recomendaron medidas de deterioro físico del rango de movimiento de dorsiflexión del tobillo, prueba de eversión de dorsiflexión, prueba de molinete y ángulo de arco longitudinal. No se asignó calificación por la solidez de la evidencia que respalda las recomendaciones.

Actualización de evidencia

Se ha demostrado que el tratamiento dirigido a reducir la tensión de la fascia plantar es efectivo para reducir el dolor con los pasos iniciales y la palpación de la inserción proximal de la fascia plantar. 21 , 43 , 78

El alto índice de masa corporal 8 , 36 , 39 y la disminución del rango de movimiento de la dorsiflexión del tobillo 60 fueron factores de riesgo para desarrollar dolor en el talón / fascitis plantar.

Recomendación 2014

 Al evaluar a un paciente con dolor de talón / fascitis plantar durante un episodio de atención, la evaluación del deterioro de la función corporal debe incluir medidas de dolor con pasos iniciales después de un período de inactividad y dolor con palpación de la inserción proximal de la fascia plantar, y puede incluir medidas de rango de movimiento de dorsiflexión activa y pasiva del tobillo e índice de masa corporal en individuos no atléticos.

Pautas clínicas: intervenciones

Terapia manual

Recomendación 2008

Hay evidencia mínima para apoyar el uso de la terapia manual y los procedimientos de movilización nerviosa a corto plazo (1 a 3 meses) para el dolor y la mejora de la función. Los procedimientos de terapia manual sugeridos incluyen deslizamiento posterior de la articulación talocrural, deslizamiento lateral de la articulación subtalar, deslizamientos anterior y posterior de la primera articulación tarsometatarsiana, manipulación de distracción de la articulación subtalar, movilización de tejidos blandos cerca de posibles sitios de atrapamiento nervioso y procedimientos de movilización neural pasiva.

Actualización de evidencia

Brantingham y sus colegas 7 llevaron a cabo una revisión sistemática de estudios que documentaron el efecto clínico de la terapia manual en varias afecciones del trimestre inferior. Los autores incluyeron un estudio de Cleland y colegas 12.quienes compararon los efectos de la iontoforesis y la terapia manual, respectivamente, combinados con ejercicio sobre los resultados clínicos asociados con el dolor del talón plantar. El programa de ejercicio en el hogar consistió en estiramiento de la pantorrilla y la fascia plantar. Todos los pacientes recibieron un total de 6 sesiones de tratamiento durante un período de 4 semanas. Los pacientes asignados al azar para recibir terapia manual (n = 30) se sometieron a movilización de partes blandas de la pantorrilla, seguida de terapia manual aplicada pragmáticamente en la cadera, rodilla, tobillo y / o pie combinada con ejercicios específicos de seguimiento en el hogar para la auto-movilización. La escala numérica de calificación del dolor (0-10), la función autoinformada de pie y tobillo medida con el LEFS y la FAAM, y una calificación global de cambio autoinformada se obtuvieron antes del tratamiento, así como 4 semanas y 6 meses después de la inscripción. Se encontró una diferencia pequeña pero significativa entre los grupos a favor del grupo de terapia manual para los cambios en las puntuaciones de dolor a las 4 semanas (−1.5; intervalo de confianza [IC] del 95%: −0.4, −2.5) pero no estaba presente a los 6 meses. Sin embargo, las diferencias clínicas y estadísticamente significativas entre grupos en la función autoinformada y la autoevaluación global del paciente que favorecieron al grupo de terapia manual se observaron tanto a las 4 semanas como a los 6 meses.12

Un ensayo clínico aleatorizado encontró que las técnicas de movilización de tejidos blandos dirigidas a la musculatura de la parte inferior de la pierna se asociaron con una mejoría en la discapacidad y las mediciones del umbral de dolor por presión en individuos con dolor en el talón plantar. Renan-Ordine y colegas 66asignaron al azar a 60 individuos con dolor en el talón plantar a recibir un protocolo de auto estiramiento (n = 30) o una movilización de tejidos blandos dirigida pragmáticamente a los puntos gatillo del gastrocnemio y el sóleo, además del protocolo de auto estiramiento. Todos los pacientes recibieron intervención 4 veces por semana durante 4 semanas. Las medidas de resultado se evaluaron antes e inmediatamente después de la intervención, incluido el Estudio de resultados médicos 36- Artículo Encuesta de salud de forma corta (SF-36), la función física y las subescalas de dolor corporal, y la algometría de presión mecánica sobre el gastrocnemio, el sóleo y el calcáneo de los afectados. pie. Ambos grupos demostraron una mejora significativa en las puntuaciones de la subescala SF-36 y la algometría de presión mecánica inmediatamente después de 4 semanas de intervención. Un análisis posterior encontró un efecto significativo de grupo por tiempo que favorece al grupo que recibe terapia manual de autoestiramiento y punto de activación. Sin embargo, el IC del 95% para el cambio en las medidas de discapacidad en cada grupo incluía la MCID, por lo que la relevancia clínica del cambio documentado en la discapacidad debe interpretarse con precaución. Las mediciones del umbral de dolor por presión demostraron una mejoría significativa en ambos grupos, con un efecto de interacción grupo por tiempo significativo que favoreció al grupo que recibió terapia manual de autoestiramiento y punto de activación.66

Recomendación 2014

 Los médicos deben utilizar la terapia manual, que consiste en la movilización de las articulaciones y los tejidos blandos, los procedimientos para tratar la movilidad de las articulaciones de las extremidades inferiores y los déficits de flexibilidad de la pantorrilla y para disminuir el dolor y mejorar la función en personas con dolor de talón / fascitis plantar.

Extensión

Recomendación 2008

El estiramiento específico del músculo de la pantorrilla y / o de la fascia plantar se puede utilizar para proporcionar alivio del dolor a corto plazo (2 a 4 meses) y mejorar la flexibilidad del músculo de la pantorrilla. La dosis para el estiramiento de la pantorrilla puede ser 3 veces al día o 2 veces al día, utilizando un tiempo de estiramiento sostenido (3 minutos) o intermitente (20 segundos), ya que ninguna de las dos dosis produjo un mejor efecto.

Actualización de evidencia

La evidencia de 2 revisiones sistemáticas sugiere que el estiramiento del tobillo y el pie proporciona un beneficio clínico a corto plazo para las personas con dolor de talón / fascitis plantar. 43 , 80 Landorf y Menz 43 no encontraron estudios que compararan el efecto del estiramiento con el no estiramiento en individuos con dolor en el talón plantar. La revisión realizada por Landorf y Menz 43 encontró que la adición de una almohadilla para el talón al estiramiento de aponeurosis gastrocnemio / sóleo y plantar podría mejorar los resultados clínicos, 61 y que el estiramiento de la fascia plantar puede ser más beneficioso que el estiramiento de Aquiles. 20 Una revisión sistemática más reciente de Sweeting y colegas 80Llegó a la conclusión de que los principales beneficios para aliviar el dolor del estiramiento parecen ocurrir dentro de las primeras 2 semanas a 4 meses, pero no podría respaldar un método de estiramiento sobre otro como más efectivo para reducir el dolor o mejorar la función. Esta revisión incluyó un estudio de Radford et al.64 que notó efectos adversos, que incluyeron un aumento del dolor en el talón, la pantorrilla y otras áreas de la extremidad inferior, en 10 de 46 participantes dentro del grupo de estiramiento de la pantorrilla.

En 102 pacientes con fasciopatía plantar proximal, Rompe et al 69 informaron puntuaciones de FFI significativamente mejores al comparar el estiramiento específico de la fascia plantar con la terapia de ondas de choque a los 2 y 4 meses de seguimiento ( P <.002). Sin embargo, a los 15 meses de seguimiento, no se encontraron diferencias significativas entre los grupos. 69

Recomendación 2014

Los médicos deben usar estiramiento específico de la fascia plantar y gastrocnemio / sóleo para proporcionar alivio del dolor a corto plazo (1 semana a 4 meses) para las personas con dolor de talón / fascitis plantar. Se pueden usar almohadillas para el talón para aumentar los beneficios del estiramiento.

Grabando

Recomendación 2008

El vendaje calcáneo o de bajo colorante se puede usar para aliviar el dolor a corto plazo (7-10 días). Los estudios indican que la grabación causa mejoras en la función.

Actualización de evidencia

Los resultados de una revisión sistemática que analiza la eficacia de la grabación en el dolor del talón plantar (fasciosis) realizada por van de Water y Speksnijder 87 señalaron una fuerte evidencia de disminución del dolor en el seguimiento de 1 semana, resultados no concluyentes para el cambio en el nivel de discapacidad, y evidencia de que la grabación puede tener un beneficio adicional cuando se agrega a un programa de estiramiento. Se encontraron resultados similares en la revisión sistemática de Landorf y Menz, 43 ya que encontraron evidencia moderada de que la grabación fue más efectiva que ninguna en 1 semana para reducir el dolor con el primer paso y que la grabación fue más efectiva que la cinta simulada para mejorar el dolor en 1 semana. Sin embargo, la grabación no fue más efectiva que ningún tratamiento a la semana para mejorar la función. 43

Tsai et al 85 encontraron que la cinta terapéutica elástica aplicada al gastrocnemio y la fascia plantar mejoró las puntuaciones de dolor y redujo el grosor de la fascia plantar en comparación con el ultrasonido y la electroterapia sola en el seguimiento de 1 semana en pacientes con fascitis plantar.

En pacientes con fascitis plantar, se descubrió que el vendaje antipronación (bajo colorante) reduce el dolor y mejora la función durante un período de 3 semanas. La grabación no fue más efectiva que un soporte de arco longitudinal medial. 1 Además, la grabación antipronación (tinte bajo aumentado) produjo una disminución inmediata en la presión plantar y el dolor al caminar al caminar y trotar en comparación con los controles. 88

Se descubrió que el vendaje antipronación reduce la eversión calcánea, 10 aumenta la altura del arco, 25 , 27 , 28 , 100 aumenta la presión plantar en el mediopié lateral, disminuye la presión en el antepié y el retropié medial, 91 reduce la actividad muscular tibial posterior y tibial anterior, 27 – 29 disminuyen el movimiento del pie y limitan la abducción del tobillo y la flexión plantar. 29 Estos cambios disminuyeron 48 horas después de la aplicación. 100 Además, la grabación con bajo contenido de tinte fue menos efectiva que las otras técnicas de grabación, como la grabación con alto contenido de tinte y estribos. 10Estos hallazgos fueron consistentes con una revisión realizada por Franettovich et al. 26

Recomendación 2014

Los médicos deben usar una cinta antipronación para reducir el dolor de inmediato (hasta 3 semanas) y mejorar la función en individuos con dolor de talón / fascitis plantar. Además, los médicos pueden usar cinta terapéutica elástica aplicada al gastrocnemio y la fascia plantar para la reducción del dolor a corto plazo (1 semana).

Ortesis de pie

Recomendación 2008

Las ortesis de pie prefabricadas o personalizadas se pueden usar para proporcionar una reducción a corto plazo (3 meses) en el dolor y una mejora en la función. Parece que no hay diferencias en la cantidad de reducción del dolor o mejora en la función creada por las ortesis de pie personalizadas en comparación con las ortesis prefabricadas. Actualmente no hay evidencia que respalde el uso de ortesis de pie prefabricadas o personalizadas para el manejo del dolor a largo plazo (1 año) o la mejora de la función.

Actualización de evidencia

La revisión Cochrane de Hawke et al 32encontró los siguientes resultados con respecto a las personas diagnosticadas con fascitis plantar: las ortesis de pie personalizadas fueron más efectivas que las ortesis falsas para mejorar la función, pero no para reducir el dolor después de 3 y 12 meses; las ortesis de pie personalizadas no fueron más efectivas que las ortesis de pie no personalizadas para reducir el dolor o mejorar la función después de 8 a 12 semanas o 12 meses; las ortesis de pie personalizadas no fueron más efectivas que las férulas nocturnas, pero aumentaron la efectividad de las férulas nocturnas para reducir el dolor y mejorar la función después de 6 a 12 semanas; las ortesis de pie personalizadas no aumentaron la efectividad del estiramiento del tendón de Aquiles y la fascia plantar o la intervención de férula nocturna para reducir el dolor después de 6 a 8 semanas; y las ortesis de pie personalizadas fueron menos efectivas que un tratamiento combinado de manipulación, movilización y / o estiramiento para reducir el dolor después de 2 semanas, pero no después de 4 a 8 semanas. Conclusiones similares fueron reportadas por otros,46 incluyendo un metaanálisis que señaló que las mejoras a corto, intermedio y largo plazo ocurren independientemente del diseño ortopédico específico, 46 y los hallazgos de que las ortesis de pie personalizadas pueden no ser mejores que las ortesis de pie prefabricadas en aquellos con dolor en el talón / planta fascitis 43

La revisión de Hume et al 34 encontró que las ortesis de pie semirrígidas prefabricadas tienen un efecto moderadamente beneficioso en comparación con las ortesis de pie simuladas para reducir el dolor y mejorar la función durante un período de 3 a 12 meses en individuos con fascitis plantar. Se encontró que las órtesis rígidas personalizadas para los pies tienen un efecto moderadamente beneficioso en comparación con los antiinflamatorios y cuando se comparan con el estiramiento para una evaluación final positiva y un mejor resultado percibido, respectivamente. 34 Hallazgos similares se observaron en la revisión sistemática de Uden et al. 86 que concluyeron que una ortesis de pie funcional personalizada puede conducir a una disminución del dolor y un aumento de la capacidad funcional en las personas con fascitis plantar.

En individuos con fascitis plantar, Lee et al 47 encontraron que una ortesis de pie acomodativa para aliviar la presión, cuando se combina con una intervención de férula nocturna, reduce el dolor y mejora la función en períodos de seguimiento de 2 y 8 semanas.

Al-Bluwi et al 2 observaron que una ortesis de pie que sostenía el arco medial y amortiguaba el talón, cuando se combinaba con medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), producía una disminución del dolor en el período de seguimiento de 6 meses en comparación con AINE y fisioterapia y AINE, fisioterapia e inyección local.

Marabha et al 53 informaron que una almohadilla de silicona en el talón combinada con el estiramiento de la fascia plantar, el fortalecimiento intrínseco del músculo del pie y la inyección de esteroides redujeron el dolor en los períodos de seguimiento de 1 y 3 meses en pacientes con fascitis plantar.

En pacientes con fascitis plantar, Stratton et al 78 observaron que el uso de estiramiento específico de la fascia plantar y ortesis prefabricadas del pie proporcionaron alivio del dolor y una mejoría de la función en el seguimiento de 3 meses.

Drake et al 21 descubrieron que el dolor de talón en el primer paso disminuyó y la función mejoró en los períodos de seguimiento de 2, 4 y 12 semanas en individuos con fascitis plantar tratados con una ortesis de pie temporal personalizada utilizada durante 2 semanas, seguido de un programa de estiramiento

En pacientes con fascitis plantar, Chia et al 11 informaron que tanto las ortesis prefabricadas como las personalizadas fueron útiles para distribuir la presión del retropié, mientras que las almohadillas del talón aumentaron la presión del retropié. Bonanno et al 6 descubrieron que las ortesis prefabricadas para los pies eran más efectivas para reducir la presión debajo del talón en comparación con una copa de silicona en el talón, una almohadilla de espuma suave y una elevación del talón en personas mayores (mayores de 65 años) con dolor en el talón.

Van Lunen et al 88 notaron que una ortesis de dolor en el talón (copa del talón con control del retropié) produjo una disminución inmediata de la presión plantar media y del dolor al caminar y trotar en comparación con los controles.

Una revisión sistemática y un metanálisis realizado por Collins et al 13 respaldaron el uso de ortesis de pie en la prevención de condiciones de uso excesivo, pero no encontraron diferencias entre el uso de ortesis de pie prefabricadas y personalizadas. Cheung et al 10 realizaron un metanálisis y descubrieron que las ortesis de pie personalizadas son más efectivas que las ortesis de pie prefabricadas, pero no tan efectivas como la cinta adhesiva, para controlar el movimiento del retropié.

Ferber y Benson 23 estudiaron individuos sanos y descubrieron que la tensión de la fascia plantar se redujo en un 34% al caminar en las ortesis de pie semi-moldeadas o no moldeadas. Sin embargo, no encontraron diferencias en la eversión máxima del retropié, la rotación interna tibial o los ángulos del arco longitudinal medial entre ninguna ortesis y ortesis moldeadas o no moldeadas semipersonalizadas. 23 En aquellos con síntomas comunes del pie, una plantilla creada específicamente para los síntomas del pie y la altura del arco no produjo ninguna diferencia en la redistribución de la presión plantar. Por lo tanto, se concluyó que las plantillas básicas pueden ser suficientes para todos los grupos de pacientes. 77Se encontró una mejora en la economía de la marcha con ortesis de pie prefabricadas y personalizadas. Sin embargo, solo las ortesis de pie personalizadas mantuvieron esta mejora durante 4 semanas. 84

Una revisión sistemática investigó la evidencia de los paradigmas cinemáticos, de atenuación de choque y de control neuromotor para la selección de ortesis. 58 Bajo los paradigmas cinemáticos y de absorción de impactos, esta revisión encontró que las ortesis no moldeadas podrían disminuir la eversión máxima del retropié y la rotación interna tibial, mientras que las ortesis moldeadas no posteadas y reducidas podrían reducir la velocidad de carga y la fuerza de impacto vertical en comparación con las ortesis no moldeadas. El paradigma de control neuromotor encontró que las ortesis podrían aumentar la actividad del músculo tibial anterior y fibular largo. En general, se observó una gran variabilidad en la respuesta de un individuo, y se necesita más investigación para guiar la selección de ortesis. 58

Las técnicas de taponamiento antipronación se han utilizado como un medio para evaluar y determinar la idoneidad de las ortesis de pie. 74 , 89 , 90 Si la técnica de encintado descrita por Vicenzino 89 es efectiva, las ortesis se fabrican de acuerdo con el cambio en la postura del pie creado por la cinta. 57 Los resultados de una serie de casos indicaron que las ortesis creadas con base en la técnica de grabación resultaron en una reducción sustancial a corto plazo (4 semanas) del dolor y un aumento en la función. 57

Recomendación 2014

 Los médicos deben usar ortesis de pie, ya sea prefabricadas o fabricadas / ajustadas a medida, para apoyar el arco longitudinal medial y amortiguar el talón en personas con dolor en el talón / fascitis plantar para reducir el dolor y mejorar la función de corto (2 semanas) a largo plazo ( 1 año), especialmente en aquellas personas que responden positivamente a las técnicas de grabación antipronación.

Férulas nocturnas

Recomendación 2008

Las férulas nocturnas deben considerarse como una intervención para pacientes con síntomas de más de 6 meses de duración. El período de tiempo deseado para usar la férula nocturna es de 1 a 3 meses. El tipo de férula nocturna utilizada (es decir, posterior, anterior, tipo calcetín) no parece afectar el resultado.

Actualización de evidencia

Lee et al 47 asignaron al azar a pacientes con fascitis plantar en 2 grupos: ortesis de pie y férula nocturna versus ortesis de pie solas. A las 8 semanas después de la intervención, el grupo con la combinación de férula nocturna y ortesis tuvo una mayor reducción en la EAV del dolor medio y una mejoría mayor en la función autoinformada, según lo medido por el FFI, que el grupo con ortesis de pie solo. 47

Sheridan et al 73 aleatorizaron a pacientes con fasciopatía plantar en un grupo de control que recibió AINE, ortesis de pie e inyecciones de corticosteroides y un grupo experimental que tuvo la misma intervención con la adición de una férula dinámica de dorsiflexión de tobillo. Hubo una diferencia positiva significativa en la media del cambio en las puntuaciones de dolor / discapacidad en el grupo tratado con la férula dinámica de dorsiflexión del tobillo en comparación con el grupo control. 73

Beyzadeoğlu et al 5 utilizaron un diseño prospectivo no aleatorizado para estudiar el efecto de la adición de una férula nocturna a un programa de cojines de talón, medicamentos y estiramientos en pacientes con fascitis plantar. Este estudio comparó un grupo de pacientes que no querían usar una férula nocturna versus aquellos que aceptaron usar la férula durante 8 semanas. Los resultados muestran que los pacientes con la férula nocturna tuvieron una mejoría significativamente mejor en comparación con aquellos que optaron por no usar una férula nocturna. 5 5

Attard y Singh 3 compararon férulas nocturnas posterior versus anterior en 15 pacientes con dolor en el talón. Cada paciente usó ambos dispositivos por un período de 6 semanas. Ambos dispositivos redujeron el dolor a través del VAS, pero la férula nocturna posterior se toleró menos, con más quejas de interrupción del sueño. 3

Una revisión sistemática realizada por Landorf y Menz 43 no encontró un beneficio para la adición de férulas nocturnas sobre los AINE orales para individuos con dolor en el talón y fascitis plantar. La comparación de pacientes que usaban ortesis de pie fundido versus ortesis de pie fundido y una férula nocturna tampoco mostró diferencias. 43

Recomendación 2014

 Los médicos deben recetar un programa de férulas nocturnas de 1 a 3 meses para las personas con dolor en el talón / fascitis plantar que constantemente tienen dolor con el primer paso de la mañana.

Agentes Físicos – Electroterapia

Recomendación 2008

 La dexametasona al 0,4% o el ácido acético al 5% administrados por iontoforesis se pueden usar para proporcionar un alivio del dolor a corto plazo (2–4 semanas) y una mejor función.

Actualización de evidencia

Los datos de un estudio clínico aleatorizado no pudieron respaldar el uso de la iontoforesis sobre la terapia manual para pacientes con dolor en el talón plantar. Cleland y sus colegas 12 compararon los efectos de la iontoforesis y la terapia manual, respectivamente, combinados con ejercicio sobre los resultados clínicos asociados con el dolor del talón plantar. Todos los pacientes recibieron un programa de ejercicio en el hogar que consistía en estiramiento de la pantorrilla y la fascia plantar. Los pacientes que fueron asignados al azar para recibir iontoforesis (n = 30) se sometieron a ultrasonido terapéutico (3 MHz, 1.5 W / cm 2, Frecuencia de 100 Hz, ciclo de trabajo del 20% durante 5 minutos) para mejorar la permeabilidad transdérmica, seguido de iontoforesis con dexametasona (dosis total de 40 mA / min). Todos los pacientes recibieron un total de 6 sesiones de tratamiento durante un período de 4 semanas. La escala numérica de calificación del dolor (0-10), la función del pie y el tobillo (LEFS y FAAM) y las medidas de autoevaluación global del paciente (calificación global del cambio) se obtuvieron antes del tratamiento, así como 4 semanas y 6 meses después de la inscripción. Una diferencia pequeña pero significativa entre los grupos en las puntuaciones numéricas de calificación del dolor estuvo presente a las 4 semanas (−1.5; IC del 95%: −0.4, −2.5) a favor del grupo de terapia manual, pero esta diferencia en las puntuaciones de dolor no estuvo presente a los 6 meses . Sin embargo,12

Un ensayo aleatorio realizado por Stratton et al 78 descubrió que la adición de estimulación eléctrica de baja frecuencia no proporcionaba ningún beneficio a la efectividad del estiramiento específico de la fascia plantar y las ortesis prefabricadas del pie durante un período de 3 meses. Stratton y colegas 78proporcionó ortesis prefabricadas para los pies y estiramiento específico de la fascia plantar a pacientes con fascitis plantar (n = 26). Estas intervenciones debían usarse a diario en el contexto de un programa basado en el hogar. Además, los autores asignaron al azar a pacientes con fascitis plantar a recibir estimulación eléctrica de baja frecuencia (frecuencia de 10 Hz durante 20 minutos) en el contexto de un programa domiciliario (n = 13) o ningún tratamiento adicional (n = 13) . Las medidas de resultado consistieron en clasificaciones de dolor VAS y las actividades FAAM de la subescala de la vida diaria, que se recolectaron antes de la intervención, después de 4 semanas de intervención y en el seguimiento de 3 meses. Ambos grupos de tratamiento demostraron reducciones significativas en el dolor basado en el VAS y mejoras significativas en las mediciones de función a lo largo del tiempo.78

Recomendación 2014

Los médicos deben usar terapia manual, estiramiento y ortesis de pie en lugar de modalidades electroterapéuticas para promover mejoras a medio y largo plazo (1-6 meses) en los resultados clínicos para individuos con dolor de talón / fascitis plantar. Los médicos pueden o no usar iontoforesis para proporcionar alivio del dolor a corto plazo (2–4 semanas) y una mejor función.

Agentes físicos: terapia con láser de bajo nivel

Recomendación 2008

No hay recomendación

Actualización de evidencia

Un estudio aleatorizado y controlado con placebo proporcionó evidencia para usar terapia con láser de bajo nivel para la reducción del dolor, pero no para alterar la morfología de la fascia plantar, en individuos con dolor en el talón / fascitis plantar. Kiritsi y colegas 38estudió los efectos del láser de diodo infrarrojo de arseniuro de galio y la irradiación con placebo, respectivamente, sobre la calificación del dolor VAS y las mediciones ecográficas de la morfología de la fascia plantar. Los tratamientos se proporcionaron 3 veces por semana durante 6 semanas. Se analizaron los datos de 25 pacientes que completaron todo el protocolo del estudio. Las mediciones del dolor demostraron efectos estadísticamente significativos pero clínicamente pequeños que favorecen la terapia con láser de bajo nivel para el dolor en reposo nocturno (grupo láser, 21 ± 24.3; grupo placebo, 38 ± 10.3) y actividades diarias (grupo láser, 28 ± 24.3; grupo placebo, 50 ± 15.9). Las medidas de espesor de la fascia plantar antes y después del tratamiento no fueron significativamente diferentes entre los grupos, aunque ambos grupos mostraron una mejora significativa después del tratamiento.

Recomendación 2014

 Los médicos pueden usar terapia con láser de bajo nivel para reducir el dolor y las limitaciones de actividad en individuos con dolor de talón / fascitis plantar.

Nota suplementaria sobre la terapia con láser de bajo nivel

Los datos de 1 estudio aleatorizado que se publicó fuera del marco de tiempo de revisión para esta revisión de la guía no pudieron respaldar la efectividad clínica de la terapia con láser de bajo nivel para abordar los síntomas en individuos con fascitis plantar. Basford y colegas 4analizaron datos de 31 pacientes con dolor en el talón plantar que fueron aleatorizados para recibir láser de diodo infrarrojo de arseniuro de galio o irradiación con placebo 3 veces por semana durante 4 semanas. Las medidas dependientes incluyeron dolor matutino, dolor al caminar con los dedos de los pies, sensibilidad a la palpación, respuesta a la prueba del molinete, consumo de medicamentos y uso de ortesis para los pies. Todas las medidas dependientes se obtuvieron antes del estudio, en el punto medio del tratamiento, al final del tratamiento, así como 1 mes después del último tratamiento del estudio. Además, se recopilaron datos sobre posibles efectos adversos. No se documentaron diferencias significativas entre los grupos de tratamiento para ninguna medida en ningún momento del estudio. El tratamiento activo de terapia con láser de bajo nivel fue bien tolerado, y el 96% de los pacientes no informaron efectos adversos.

Agentes físicos – fonoforesis

Recomendación 2008

No hay recomendación

Actualización de evidencia

Los datos de 1 estudio aleatorio pequeño respaldan el uso de fonoforesis en comparación con el ultrasonido. Jasiak-Tyrkalska y sus colegas 37 pacientes aleatorizados con dolor en el talón plantar y espolón calcáneo plantar (n = 40) para recibir un baño de hidromasaje tibio, plantillas ortopédicas para zapatos y ejercicio seguido de una fonoforesis (n = 20; gel de ketoprofeno; la dosis fue indocumentada) o ultrasonido (n = 20; frecuencia de 1 MHz, 1 W / cm 2potencia máxima, ciclo de trabajo pulsado del 20%). Los tratamientos se realizaron durante 6 a 8 minutos en 5 días por semana durante 3 semanas consecutivas. Las medidas de resultado incluyeron la calificación del dolor VAS, las mediciones del rango de movimiento de la flexión plantar del tobillo y la supinación, y la fuerza muscular del flexor plantar del tobillo y los grupos musculares supinadores del pie utilizando la escala de Lovett. Las medidas se tomaron al comienzo del estudio e inmediatamente después de la intervención final. Se observaron pequeñas pero significativas mejoras en la intensidad del dolor, el rango de movimiento y la fuerza muscular en ambos grupos. Se informó una diferencia entre los grupos para la intensidad del dolor después de la intervención, que fue pequeña pero estadísticamente significativa (diferencia media, 2,1; IC del 95%: 1,4, 2,8) a favor de la fonoforesis.

Recomendación 2014

 Los médicos pueden usar fonoforesis con gel de ketoprofeno para reducir el dolor en personas con dolor de talón / fascitis plantar.

Agentes físicos: ultrasonido

Recomendación 2008

No hay recomendación

Actualización de evidencia

Una revisión realizada por Shanks et al 72 concluyó que actualmente no hay evidencia de alta calidad disponible para apoyar el ultrasonido terapéutico en el tratamiento de afecciones musculoesqueléticas de la extremidad inferior. Esta revisión incluyó un estudio realizado por Crawford y Snaith, 18 que encontraron ultrasonido (0.5 W / cm 2 de potencia, frecuencia de 3 MHz, ciclo de trabajo pulsado 1: 4) administrado durante ocho sesiones de 8 minutos con una frecuencia de dos veces por semana durante 4 semanas. no más efectivo que un tratamiento simulado para tratar a las personas con dolor en el talón.

Recomendación 2014

 El uso de ultrasonido no se puede recomendar para personas con dolor de talón / fascitis plantar.

Calzado

Recomendación 2008

No hay recomendación

Actualización de evidencia

Ryan y colegas 70 asignaron al azar a 24 pacientes con fascitis plantar crónica para recibir un programa de ejercicio estandarizado y zapatos para correr ultraflexibles o zapatos de entrenamiento convencionales. Tres pacientes, todos del grupo de calzado ultraflexible, se perdieron durante el seguimiento; 2 (17%) abandonaron el estudio secundario al aumento del dolor. Ambos grupos demostraron una disminución estadísticamente significativa en las calificaciones de dolor a lo largo del tiempo, pero no hubo diferencias en la mejora según el tipo de calzado. 70 Las pérdidas durante el seguimiento y las debilidades metodológicas limitaron la fortaleza de este estudio.

Fong et al 24 informaron que la combinación de zapatos de balancín y ortesis de pie produjo una puntuación de dolor VAS más baja inmediata (9.7 mm) en comparación con los zapatos de balancín (30.9 mm) y las ortesis de pie (29.5 mm) solo. La combinación de zapatos basculantes y ortesis de pie también redujo significativamente el dolor en el talón medial en comparación con los zapatos basculantes y las ortesis de pie solo. 24

Werner et al 94 informaron que la rotación del calzado durante la semana laboral redujo el riesgo de fascitis plantar.

Cheung y sus colegas, 10 en su revisión sistemática de las intervenciones de control de movimiento, descubrieron que las ortesis de pie, el calzado de control de movimiento y las cintas adhesivas controlaban toda la eversión del retropié, siendo la grabación la más efectiva. En individuos sanos, las presiones del talón plantar se asocian positivamente con la altura del talón del zapato. 14 Además, los zapatos de balancín redujeron la carga de la aponeurosis plantar. 49

Recomendación 2014

 Para reducir el dolor en personas con dolor en el talón / fascitis plantar, los médicos pueden recetar (1) una construcción de calzado con fondo basculante junto con una ortesis de pie, y (2) la rotación del calzado durante la semana laboral para quienes permanecen de pie por largos períodos.

Educación y asesoramiento para bajar de peso

Recomendación 2008

No hay recomendación

Actualización de evidencia

En una revisión sistemática de Butterworth et al 8 centrada en la relación entre el índice de masa corporal y los trastornos del pie, 12 de los 25 artículos en sus resultados de búsqueda se relacionaron con afecciones crónicas del dolor del talón plantar. Estos autores informaron una fuerte asociación entre un mayor índice de masa corporal y dolor crónico del talón plantar en poblaciones no atléticas. La evidencia limitada y débil mostró algún cambio en el dolor después de la pérdida de peso. 8

Tanamas et al 81 informaron que el índice de masa corporal más alto, y específicamente la masa de grasa en comparación con la masa muscular, se asocian fuertemente con el dolor generalizado del pie y la discapacidad en su cohorte.

Recomendación 2014

Los médicos pueden proporcionar educación y asesoramiento sobre estrategias de ejercicio para ganar o mantener una masa corporal magra óptima para personas con dolor de talón / fascitis plantar. Los médicos también pueden remitir a las personas a un profesional de la salud adecuado para abordar los problemas de nutrición.

Ejercicio terapéutico y reeducación neuromuscular

Recomendación 2008

No hay recomendación

Actualización de evidencia

Se han identificado déficits de fuerza en la musculatura de la cadera en aquellos con lesiones por uso excesivo de las extremidades inferiores. 41 Un programa de entrenamiento de 6 semanas para fortalecer los abductores de cadera y los rotadores externos resultó en una mejor respuesta de la carga de las articulaciones de las extremidades inferiores durante la carrera. 75

Recomendación 2014

 Los médicos pueden prescribir ejercicios de fortalecimiento y entrenamiento de movimiento para los músculos que controlan la pronación y atenúan las fuerzas durante las actividades de soporte de peso.

Aguja Seca

Recomendación 2008

No hay recomendación

Actualización de evidencia

Una revisión sistemática indica que hay evidencia limitada para respaldar el beneficio clínico de la punción seca con punto de activación para pacientes con dolor en el talón plantar para reducir la duración del tratamiento. 16 Incluido en la revisión sistemática, Imamura y colegas 35realizó un estudio no aleatorizado en el que compararon un grupo que recibió punción seca con punto de activación con un grupo que recibió un programa estandarizado de agentes físicos y ejercicios en el hogar. La punción en seco del punto gatillo consistió en la inserción repetitiva de agujas de calibre 22 a 25 en la cabeza medial del gastrocnemio, el sóleo, el tibial posterior, el poplíteo, el abductor hallucis, el fibular largo y el flexor corto de los dedos, seguido de una inyección de lidocaína al 0,1%. puntos gatillo identificados. Las medidas de resultado incluyeron la calificación del dolor en el VAS (0-10) y el umbral de dolor por presión mediante algometría, que se obtuvieron al alta, 6 meses después del alta y 2 años después del alta. La duración del tratamiento fue significativamente menor en el grupo de punción seca con punto de activación (3.2 ± 2.2 semanas) en comparación con los agentes físicos y el grupo de ejercicio (21.1 ± 19. 5 semanas). Al alta, se documentó una mejoría significativa en la intensidad relativa del dolor en ambos grupos (grupo de punción seca con punto de activación, 58.4% de mejoría; agentes físicos / grupo de ejercicio, 54.9% de mejoría). Sin embargo, las diferencias entre grupos no fueron sustancialmente diferentes para las calificaciones de dolor al alta y no se informaron en los puntos temporales de 6 meses y 2 años. Las diferencias entre grupos para la algometría de dolor por presión no se informaron en todos los puntos de tiempo de medición.35

Recomendación 2014

 No se puede recomendar el uso de punción seca con punto gatillo para personas con dolor de talón / fascitis plantar.

Nota suplementaria sobre la recomendación de punción en seco del punto de activación

Se publicó un ensayo clínico aleatorizado notable después de las fechas de búsqueda inclusiva para esta GPC. Cotchett y colegas 17investigó el efecto de la punción seca con punto de activación en comparación con la intervención simulada de punción seca sobre los síntomas y la discapacidad asociados con el dolor del talón plantar. Los autores asignaron al azar a 84 pacientes con un diagnóstico clínico de fascitis plantar para recibir un tratamiento de 30 minutos por semana durante 6 semanas con agujas penetrantes (n = 41) o agujas no penetrantes (n = 41) sobre los puntos gatillo miofasciales evaluados pragmáticamente en el tobillo , pie y parte inferior de la pierna. Las medidas de resultado primarias incluyeron la calificación VAS del dolor con el primer paso fuera de la cama por la mañana (0–100 mm), la calificación global de salud del pie del paciente en una escala de 0 (peor salud del pie) a 100 (mejor salud del pie) y FHSQ puntuación, que se evaluaron al inicio y a las 2, 4, 6 y 12 semanas después de la inscripción en el estudio. Hubo un efecto significativo de disminución del dolor y mejoría en la puntuación de FHSQ con el tiempo en el estudio, y la diferencia entre los grupos fue significativa a las 6 semanas de seguimiento, pero en ningún otro momento. La relevancia clínica de la diferencia media estadísticamente significativa observada en el puntaje FHSQ entre los grupos sigue siendo cuestionable, porque la diferencia media no cumplió con la MCID. En general, el número observado necesario para el tratamiento para lograr la MCID en la calificación de dolor de primer paso VAS y la puntuación FHSQ fue 4 (IC 95%: 2, 12). Se observaron eventos adversos en aproximadamente un tercio de los pacientes en el grupo de punción seca. Los daños fueron menores y de naturaleza transitoria, incluido el dolor de inserción inmediata de la aguja, el aumento de los síntomas de dolor en el talón plantar y la aparición de hematomas tardíos. El número observado necesario para dañar los eventos adversos inmediatos y retrasados ​​fue 3 (IC 95%: 1, 3).17

Intervenciones – Otros

Los pacientes pueden buscar asesoramiento de los médicos con respecto a la eficacia potencial de la terapia de ondas de choque extracorpóreas (ESWT) y los medicamentos como parte de un plan integral de manejo no quirúrgico para el dolor de talón / fascitis plantar. En particular, la inyección intralesional de corticosteroides (ICSI) es una práctica generalizada para el tratamiento del dolor de talón / fascitis plantar. Esta sección está destinada a ayudar a fisioterapeutas, pacientes y otras partes interesadas en el manejo multidisciplinario efectivo del dolor de talón / fascitis plantar.

Terapia de ondas de choque extracorpóreas

Actualización de evidencia

La terapia extracorpórea con ondas de choque no parece ser más efectiva para reducir el dolor que el estiramiento y la ecografía terapéutica. La revisión sistemática realizada por Landorf y Menz 43 encontró 6 ensayos controlados aleatorios y señaló que los estudios de mejor calidad no favorecieron la ESWT e identificaron el potencial de efectos adversos como resultado del tratamiento.

Inyecciones de corticosteroides

Actualización de evidencia

Hay evidencia limitada que respalda la efectividad de ICSI como una intervención de primer nivel para el dolor de talón / fascitis plantar, porque los beneficios no compensan el riesgo de daños, incluida la discapacidad a largo plazo. Los resultados de 2 revisiones sistemáticas no lograron proporcionar evidencia que favorezca cualquier beneficio clínico sustancial de ICSI para pacientes con dolor de talón / fascitis plantar. 43 , 86 Los posibles daños asociados con ICSI pueden incluir dolor en el lugar de la inyección, infección, atrofia de la grasa subcutánea, cambios en la pigmentación de la piel, ruptura de la fascia plantar, lesión de nervios periféricos y daño muscular. 43 , 86

Un modelo para guiar las decisiones clínicas con respecto a la evaluación, diagnóstico y planificación del tratamiento para individuos con dolor de talón / fascitis plantar se muestra en elFIGURA.

FIGURA. Evaluación del dolor de talón / fascitis plantar / modelo de toma de decisiones de intervención. A, pautas basadas en evidencia sólida; B, pautas basadas en evidencia moderada; C, pautas basadas en evidencia débil; E, directrices basadas en evidencia teórica / fundacional; F, directrices basadas en la opinión de expertos.

Agradecimientos