Loading...

Blog

Carga óptima: variables y mecanismos clave

Glasgow, Philip, Nicola Phillips, and Christopher Bleakley. “Optimal loading: key variables and mechanisms.” (2015): 278-279.

http://dx.doi.org/10.1136/bjsports-2014-094443

CARGA ÓPTIMA (POLICE VS PRICE)

El acrónimo PRICE (protección, descanso, hielo, compresión y elevación) ha sido tradicionalmente la piedra angular para el tratamiento de lesiones agudas de tejidos blandos. Recientemente, su relevancia en algunos casos ha sido cuestionada; de particular preocupación es que la protección y el descanso pueden corresponder con un enfoque excesivamente conservador que no aprovecha los beneficios de la carga progresiva de tejido a través del ejercicio.

¿QUÉ ES “CARGA ÓPTIMA”?

La carga óptima puede definirse como la carga aplicada a las estructuras que maximiza la adaptación fisiológica. Lograr una carga óptima es un desafío, pero debe ser impulsado por variables como el tipo de tejido, la presentación patológica y la adaptación de tejido requerida para una actividad eventual. Los objetivos específicos de carga pueden incluir mayor resistencia a la tracción, reorganización del colágeno, mayor rigidez de la unidad músculo-tendón o reorganización neural.

La carga óptima funciona a través de varios mecanismos celulares y neurales para inducir una amplia gama de cambios (resumidos en Figura 1). La manipulación de variables de carga puede tener profundos efectos sobre la naturaleza, estructura y función del sistema neuromusculoesquelético más amplio.

Una variable con el potencial de influir en el resultado es la magnitud de la carga. Arampatzis et al2 demostraron que durante la carga cíclica del complejo del tendón de Aquiles, la magnitud fue un factor importante para promover cambios morfológicos. Los autores informaron que las cargas de contracción voluntaria máxima (MVC) del 90% dieron como resultado un aumento en la rigidez tendino-aponeurosis y el módulo elástico del tendón y una hipertrofia específica de la región del tendón de Aquiles en comparación con ninguna alteración al 55% MVC. Estos hallazgos sugieren que algunos tejidos tienen un umbral de tensión mecánica para facilitar la adaptación.

Las características temporales como la velocidad de carga también parecen ser críticas para determinar los efectos terapéuticos. Se ha demostrado que los movimientos rápidos, como saltar y correr, producen un mayor estímulo para una mayor densidad y fuerza ósea en comparación con cargas totales similares aplicadas más lentamente.

CARGA VARIABLE: CLAVE EN LA PROMOCIÓN DE ADAPTACIONES ESTRUCTURALES, ASI COMO NEUROMUSCULARES

Al avanzar en la rehabilitación, se debe prestar atención para facilitar las adaptaciones estructurales y neuronales. A medida que los tejidos se adaptan a los cambios en sus propiedades mecánicas en respuesta a la carga, la información sensorial proporcionada durante el movimiento también cambiará, lo que provocará que el sistema nervioso central (SNC) se adapte a estos cambios.

La teoría bayesiana sugiere que comparemos constantemente el movimiento pronosticado con el real y hagamos ajustes relevantes a medida que aprendemos una tarea desconocida o reaprendemos una tarea dentro de un contexto ligeramente diferente.4 Cuanto mayor sea la brecha entre los patrones de movimiento predichos y reales, más rígido será el control. A medida que el movimiento se vuelve más familiar, la brecha se reduce y la libertad de movimiento aumenta, caracterizada por un movimiento suave y coordinado. A la luz de esto, no es suficiente aislar nuestro pensamiento al aumento progresivo en la magnitud de la carga a medida que el tejido se adapta, sino que también considera la variación en la velocidad y dirección de esa carga para facilitar el aprendizaje motor y desarrollar el tejido coordinado apropiado interacción requerida para un movimiento eficiente.

La carga variable puede ser efectiva de tres maneras. Primero, pequeñas variaciones en la magnitud, dirección y velocidad de carga pueden servir para proporcionar un grado de protección contra el estrés de los tejidos contra la carga repetitiva. Segundo, pequeñas variaciones en la carga pueden promover un mayor efecto “mecanotransductor” a través de una estimulación más amplia de los mecanorreceptores y la prevención de la acomodación; El fenómeno de la acomodación es bien reconocido por una variedad de otros estímulos como la temperatura, la presión y la luz.

Finalmente, las fuerzas variables de tracción, compresión y torsión pueden promover la creación de un andamio biológico más fuerte que sea más capaz de resistir una variedad de tipos de carga.

Los ligamentos responden mejor a la carga variable. Se requiere la manipulación de variables de carga en todas las posiciones y rangos de las articulaciones para lograr la estimulación adecuada de los mecanorreceptores disponibles y la posterior restauración de la función.5 De ​​manera similar, la función de la unidad de tendón muscular (MTU) se modula a través del control preciso de la actividad muscular en relación con la rigidez del tendón para facilitar el almacenamiento eficiente y efectivo y la liberación de energía.

La evidencia sugiere que la efectividad del ejercicio excéntrico para la tendinopatía puede estar relacionada con la naturaleza variable de la carga asociada con este tipo de entrenamiento.6 La función de MTU puede mejorarse aún más mediante la manipulación de variables de carga como las fuerzas de aceleración / desaceleración, las cargas de compresión y tracción que facilitar el equilibrio entre la actividad muscular y la rigidez del tendón.

Esta mediación de la actividad muscular es una tarea motora aprendida y controlada a través de mecanismos neurales. En resumen, la carga óptima para la adaptación específica debe considerar la integración de todo el sistema neuromusculoesquelético. Para que la carga sea óptima, debe dirigirse a los tejidos apropiados y progresar gradualmente en términos de magnitud, dirección y velocidad (tabla 1).

El objetivo del clínico es identificar y progresar el nivel óptimo de dificultad de un movimiento que proporcione un estímulo mecánico y neuronal significativo mientras previene la mala calidad, el movimiento rígido o la sobrecarga excesiva.